¡Picea, olimpiadas y cumpleaños!

El jardín de mis primos Antonio y Esther es precioso, no es muy grande, pero sí muy variado y cuidado. Desde que comenzó con él mi tía Ascen, hace más de 60 años, cada verano luce mejor. Ya me habéis oído hablar de sus rosales. Hoy quiero hablar de su Picea.

  • ¡Luis! ¿Otra vez con jardines? ¿No hay otros motivos que te puedan inspirar?
  • La naturaleza tiene mucho que enseñarnos. La tenemos al lado ¡y no la vemos!
Luis Juli Aydillo

¡Picea, olimpiadas y cumpleaños! (Foto de una Picea obtenida en Internet)

La Picea (o el árbol de navidad, como lo llamamos los ignorantes) destaca sobre el resto en el jardín. Cada año que cumple (y lleva 38 años plantada) es más alta, más grande, más fuerte, casi como el lema de las olimpiadas. Cuando la trajo mi tío Tomás apenas era un pequeño arbolito de navidad, difícilmente llegaría al metro. Este verano, vista desde el jardín de mi madre, ya superaba una casa de dos pisos de altura. ¡Y cada año más bonita e impresionante!

  • ¡Luis! Cualquiera que sepa un poco de árboles te dirá que puede crecer muchísimos metros. ¡Las hay de 70 metros de altura!
  • A este detalle voy. ¡Hablemos de crecimiento!

Con demasiada frecuencia, al llegar un cumpleaños, oigo decir con cierta pena “mis últimos veinti…” o “ufff me ha caído el 5” o “los cuarenta se notan” o expresiones de lamento similares. Por desgracia no podemos oír ninguna expresión de quienes se quedan en el camino. Da la sensación que soplar las velas de la tarta de cumpleaños es de una toxicidad inusual. Y me pregunto:

  • ¿Por qué nos lamentamos de cumplir años si es mejor que “la otra alternativa”?
  • ¡Hombre Luis! ¡Es un hecho que los cuerpos con el paso del tiempo “se deterioran”!
Luis Juli Aydillo

Cumplir años es una actitud mental frente a la vida

Y precisamente ese es el problema, que consideramos que solo somos eso, “un cuerpo”. Afortunadamente algunos (muy pocos) consideramos que cada año que cumplimos es mejor que el anterior. Cada año sabemos más (y cada año tenemos nuevos retos que aprender). Nuestros amigos cada vez son mejores. Y que cada año tenemos más que ofrecer.

  • ¡Por favor, Luis! Pero si estás en paro y no te contratan con tus años. ¿Cómo puedes decir eso?
  • Pues lo digo. Lo afirmo y lo reitero.

Hasta este año nunca me habían llamado para dar tantas charlas y tantos cursos. Tengo varias personas haciendo Coaching y a otras mentorizando. Tengo varios planes de emprendimiento personal. ¡Hasta que no cumplí los cincuenta y muchos (57) no pensé que podría hacerlo!

Cumplir años no es solo una cuestión física,

es una actitud mental frente a la vida.

Son ganas de vivir.

Si cada año vemos más bonita la Picea, si cada año nos brinda un espectáculo mejor, ¿por qué nosotros vamos a ser menos que un árbol? Y mientras escribo estas líneas, tengo fresco en la memoria el salto que hizo Ruth Beitia en las Olimpiadas de Rio. Con 37 años, cuatro después de retirarse porque su cuerpo comenzaba a declinar, se ha llevado la primera medalla de oro de una mujer española en atletismo ¡cuatro años después de retirarse! Afortunadamente somos algo más que “un cuerpo” El poder de nuestra mente es indudable

Tengas los años que tengas:

  1. Deja de mirar atrás, no eres un retrovisor.
  2. Busca nuevas metas. Las hay. Mi padre se puso a pintar con 70 años y lo hacía bien.
  3. Añorar los años pasados es empezar a morir un poco.
  4. ¡Aprende a vivir!

Hoy quiero traer una canción muy especial, es de Jim Croce,  Time In A Bottle. Esta canción se grabó en 1973 y en 1974 fue número uno en Estados Unidos y en medio mundo. En una estrofa nos dice Pero parece que nunca hay suficiente tiempo, para hacer las cosas que quieres hacer. Fue premonitorio, Jim Croce murió ese año en un accidente de circulación. Vale la pena que la escuches, y que disfrutes cada minuto de tu vida.

©Luis Juli Aydillo                                

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | 93 comentarios

¡Hortensias, amigos y líderes!

Las hortensias del jardín de mi madre son la envidia de todos. Rodeadas por los jardines de mi tía Ascen, y de mis tíos Carlos y Tomás, las de mi madre destacan sobremanera.

  • ¡Luis! ¿Otra vez con flores? ¡Esto no es un blog de floricultura!
  • Tranquilo, que de las hortensias aprenderemos y mucho.
Luis Juli Aydillo

¡Hortensias, amigos y líderes!

Las de mi madre son frondosas, de colores diferentes, enormes. Las de mis tíos son pequeñas, esmirriadas, parecen secas, de colores apagados, casi amarillean. Cuando nos planteamos cual es la diferencia… ¡son iguales en todo! La tierra es la misma, el agua es igual, se riegan a la vez, las cuida la misma persona (¡qué grande eres, Domingo!). Entre un extremo y otro de los jardines hay poco más de 20 metros. Lo más curioso es que todas vienen de los esquejes de las mismas plantas de mi tía Presen.

  • ¡Por favor, Luis, no me interesan las flores!
  • Ni a mí tampoco, pero sé paciente

La diferencia está en las compañías, en las buenas compañías. Mientras que al resto de las hortensias familiares están a pleno sol, las de mi madre están a la sombra de un laurel, un haya, una poblada y gran aucuba…

En ocasiones, tanto si pensamos como líderes, como si pensamos en nuestro desarrollo personal, nos puede entrar la tentación de crecer “en solitario” sin nadie que nos haga sombra. Cuántas veces hemos encontrado jefes (no líderes) que prefieren la soledad. Les da miedo que alguien más alto que ellos les pueda hacer sombra. Y les pasa lo que a las hortensias de mis tíos… que se secan. En ocasiones, sin ser líderes, pensando en nuestro desarrollo personal, preferimos “la soledad”, nos definimos “autodidactas”, y rechazamos la posibilidad de recibir ayuda (la sombra) que tanto necesitamos para crecer. En ambos casos la soberbia de la soledad puede quemar nuestras flores.

Reconocer en los demás su valía es lo que hace la hortensia de mi madre. Esas plantas “saben” que para crecer necesitan la compañía de quienes son más grandes que ella, que le aportan las condiciones de luz idóneas. Los resultados son espectaculares.

  • Luis, el sol es fundamental, muchas plantas lo necesitan.
  • Cierto, pero si eres como las hortensias, necesitarás de buenas compañías, que te aporten la sombra de sus conocimientos, que te harán crecer.
  • ¿Y qué puedo hacer?
  1. Reconoce tus limitaciones. Eso te hará humano.
  2. Acepta con humildad la compañía de quienes te pueden aportar. (Ya hemos hablado muchas veces de que queremos a nuestro alrededor gente que sume y no que reste)
  3. Agradece lo que te aportan y no te canses de reconocerlo.
  4. Sé generoso en tu esfuerzo. No es hora de racanear. Como la hortensia es generosa con sus flores.
  5. Al final un buen equipo o un buen grupo de amistades es como un jardín, cada planta es diferente, pero entre todas hacen grande el jardín. Si eres líder piensa que quizás seas más vistoso, pero que no hay jardín bonito con una sola planta. No hay equipo formado solo por un jefe.

Aprende de quienes te aportan

Rodéate de gente positiva, que te sume

No tengas miedo de los que son más grandes que tu

Si pienso en buenas compañías, inmediatamente recuerdo a Whitney Houston en el tema central de El Guardaespaldas I Will Always Love You. Es un tema precioso, cuyo video de Youtube casi alcanza los 300 millones de descargas. Lamentablemente la gran Whitney no se supo acompañar de personas que le aportasen.

©Luis Juli Aydillo                                

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 118 comentarios

¡Estrellas fugaces y deseos!

Estas noches de agosto, en el pueblo de mi madre, allí en La Rioja, es una maravilla disfrutar del cielo estrellado. Si prestas atención se pueden ver estrellas fugaces con relativa facilidad. En torno al 10 de agosto, día de San Lorenzo, se organizan actividades para disfrutar de las perseidas, o lágrimas de San Lorenzo, como también se las conoce. Se buscan lugares retirados, donde se pueda disfrutar del firmamento. Es un espectáculo que convoca a mucha gente. A penas dura un segundo su destello, no tienes ni tiempo de decir ¡allí! Y ya ha desaparecido, y esperas otra y otra con la ilusión de un niño.

  • ¡Luis, por favor, no nos cuentes el verano en el pueblo!
  • ¡Dicen que hay que pedir un deseo al verlas!
Luis Juli Aydillo

¡Estrellas fugaces y deseos!

Es increíble la cantidad de gente que sale a ver la cúpula celeste (sí, eso que podemos disfrutar todo el año sobre nuestras cabezas y apenas le prestamos atención, el cielo) para ver las estrellas fugaces por placer y para pedir deseos.

  • Luis, ¿qué tiene esto que ver con un blog de motivación?
  • Más de lo que te imaginas.

Con el objetivo de disfrutar de estas sorprendentes noches, hacemos lo posible para reunir las mejores condiciones:

  1. Esperamos las fechas idóneas del calendario, de mediados de julio a mediados de agosto en el hemisferio Norte, para tener más probabilidades de verlas.
  2. Buscamos un lugar despejado, sin edificios ni árboles, para que nada perturbe nuestra visión del cielo.
  3. Evitamos la contaminación lumínica (dicho claramente, sin luz)
  4. Si es posible vamos a un lugar donde el porcentaje de noches estrelladas sean mayor.
  5. Nos ponemos lo más cómodos posible, por ejemplo tumbados en una manta sobre la hierba.
  6. Buscamos los medios y la compañía para que la espera sea lo más grata posible.

Muchos hacen todo lo que está en sus manos para ver el máximo número posible de estrellas fugaces y así poder pedir muchos deseos. Siempre he pensado ¡qué triste! es buscar algo, que no depende de nosotros mismos, para que se cumplan nuestros deseos e ilusiones.

Si tienes deseos, no esperes a que llegue una estrella

Si quieres que se cumplan tus deseos:

MUEVETE Y LUCHA POR ELLOS

Disfruta de las Lágrimas de San Lorenzo, es un espectáculo digno de ver, pero no confíes tu suerte en ver las estrellas. Solo los ilusos y los crédulos (y tú no eres ni lo uno, ni lo otro) confían su destino en estos meteoritos.

Mientras lucho por mis ilusiones, me prepararé este verano para disfrutar de esta lluvia de destellos escuchando The Beatles y su  Across the universe. La historia de esta canción es muy apropiada para contemplar la bóveda celestial. El 5 de febrero de 2008, a las 00:00 UTC, la NASA transmitió “Across The Universe” en dirección a la estrella Polaris, que se encuentra a 431 años luz de la Tierra. Esto fue hecho a fin de celebrar el 40º aniversario de la canción y el 50º aniversario de la NASA.

¡Lanza tú también tus esfuerzos al universo para cumplir tus ilusiones!

©Luis Juli Aydillo                                

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 114 comentarios

¡Rosas, perfumistas y constancia!

Me gusta despertarme en verano con el aroma de las rosas recién regadas del jardín de mi tía Ascen. Parece mentira como unos rosales con medio siglo de vida siguen dando flores tan aromáticas. Sus troncos leñosos retorcidos, como cepas de viejas vides, siguen floreciendo. No dan muchas flores, pero son de un aroma inigualable.

  • ¡Luis, no te pongas bucólico, que no toca!
  • Es cierto, pero déjame contarte.

Siendo niños, a mis primos y a mí nos sorprendía el olor que desprendían las flores de mi tía. Un verano de mediados de los sesenta, no pudiendo parar quietos, se nos ocurrió una idea genial: ¡Vamos a elaborar perfume! Dicho y hecho.

  • ¡Más batallitas de niño no, por favor, Luis!
  • Como siempre, ¡ten paciencia!
Luis Juli Aydillo

¡Rosas, perfumistas y constancia!

Comenzamos a recolectar hojas caídas de los rosales, pero como eran pocas seguimos cosechando las hojas de las rosas directamente del rosal. En este momento tuvimos la primera lección, mi tia Ascen nos “pilló” y tras la regañina aprendimos que las flores no se cortan ni se tocan si quieres disfrutar del jardín. Osho nos dijo:

Si amas una flor, no la arranques,

porque si la arrancas se marchita

y deja de ser aquéllo que amas.

Si amas una flor, déjala ser

El amor no es posesión,

el amor es apreciación.

La siguiente lección que aprendimos fue lo complicado que es elaborar un perfume. Infusionamos las hojas de rosa, que tan bien olían, en agua (dicho en lenguaje de niños “las metimos en un tarro viejo de cristal de Nescafé con agua”) Resultado: al dejar el tarro al sol se nos evaporó en pocas horas. El aroma persistía en el tarro, pero no era el perfume. Conclusión, con agua no se puede hacer colonia.

Al día siguiente, vigilando a mi tía para que no nos viese, cogimos más hojas de rosa, incluyendo algún capullo entero. Esta vez se nos ocurrió sustituir el agua por alcohol que bajamos de casa de mis padres, de mi abuela y de mis tíos. Fue una tarea mucho más arriesgada. Uno de mis primos, que no encontró alcohol, bajo agua oxigenada que también usamos. La mezcla olía fatal, la materia prima era compleja de adquirir ¡y también se evaporaba! Conclusión, con alcohol y agua oxigenada no se pueden hacer perfumes.

Tras estos infructuosos intentos y tras dos tardes de “duro” trabajo desistimos de convertirnos en perfumistas.

  • ¡¡¡Luis!!! ¿Qué tiene que ver esto con la motivación y el desarrollo personal?
  • ¡Impaciente! Llega mi reflexión personal

¿Cuántas veces de adultos se nos ocurren ideas geniales? ¿Y cuantas veces las desechamos o quedan en el olvido a los pocos días?

  • ¿Y cómo actúo para que mis ideas lleguen a término?
  1. Describe tu objetivo. Escríbelo en un papel y tenlo a la vista. Cuando pasen los diás te servirá para recordar tu objetivo inicial.
  2. Documéntate sobre qué necesitas o qué pasos seguir. Puedes buscar información en libros, en la red o en otras personas que puedan tener experiencia gratificante.
  3. Define un plan de ruta. Márcate numerosos pasos intermedios que debas cumplir. Márcate plazos. Recuerda que una escalera se sube peldaño a peldaño.
  4. Aprende de tus errores. Como decía Edison cada vez que le fallaba la bombilla que intentaba fabricar “Ya sé una nueva forma de cómo no se hace una bombilla”
  5. Sé constante. Ante un llavero lleno de llaves, no desistas tras los primeros intentos erróneos.
  6. Todo tiene una solución. Piensa que si la solución es fácil… cualquiera lo puede hacer y quizás no sea tan interesante. Y si es muy difícil… casi nadie lo puede conseguir y si tú lo consigues tendrá un valor extraordinario.

Lo malo de tener grandes ideas

es dejarlas marchar tras el primer contratiempo

Si hablamos de rosas qué mejor canción que Rosas  de La Oreja De Van Gogh. Es una canción de amor, y nada como amarnos para sacar lo mejor de nosotros mismos… para luego regalárselo a los demás.

©Luis Juli Aydillo   

Foto cedida por Ana Fernández                              

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 98 comentarios

¡La Bella, la Bestia y tú futuro!

Me encanta pasear, hago varios kilómetros diarios, y al vivir en Santander puedo escoger muchos lugares bonitos para hacerlo. Uno de los paseos que más me gusta es por la playa de los Peligros. Allí, justo en frente del Instituto Oceanográfico, está surgiendo una playa que no existía. Esta playa crece y crece, fruto de los temporales, las corrientes marinas y la intervención humana. A pesar de que periódicamente hay excavadoras que vacían de arena, la mar vuelve a rellenar de arena ese muelle. Hace ya muchos años que los barcos no amarran allí por falta de calado. Los noráis se han vuelto totalmente inútiles. Un noray es  un poste de bronce, anclado al suelo, que se utiliza para afirmar las amarras de los barcos. Cada vez que veo esos noráis que ya no amarran ningún barco recuerdo la película de La Bella y la Bestia.

Luis Juli Aydillo

¡La Bella, la Bestia y tú futuro!

  • Luis, ¿No se te ocurrirá contarnos una película de Disney? ¡No me gustan los cuentos de hadas!
  • Voy a hacer algo más que contarte una historia, vamos a reflexionar sobre tu futuro.

Resumiendo mucho, La Bella y la Bestia es una historia de un horrible monstruo que se enamora de una sencilla chica… Seguro que todos os podéis imaginar lo bien que acaba la película.

  • Y, ¿Se puede saber qué tiene que ver este cuento con esa playa que está “naciendo”?

En la versión de Disney hay una divertida escena en la que los platos, tazas, cubiertos y demás vajilla toman vida y danzan y bailan. Cuando paseo, al ver los inútiles noráis del muelle pienso que si se moviesen como en la película otro futuro les depararía.

  • ¡Luis, por favor! ¡Habla de realidades y no de cuentos!
  • De eso voy a hablar, de realidades.

Muchas veces nos comportamos como noráis. Nos colocan en un sitio ¡y ya no nos movemos! Y si dejamos de ser útiles echamos la culpa a las corrientes marinas, a los temporales o al mal hacer de los hombres. Pocas veces nos analizamos con espíritu crítico mirando hacia nosotros mismos.

¿Y si cuando somos inútiles nos movemos?

  • Luis, tú me hablas de cuentos, y solo en los cuentos los objetos se mueven. ¡Yo hablo de la realidad!
  • Claro, pero ¡tú no eres un objeto! ¡Muévete!

Si lo que me gusta, lo que sé hacer, o lo que estudié, ya no me da una salida, podemos hacer como el viejo noray, languidecer quejándonos de lo duro que es el destino o podemos movilizarnos como las tazas de La Bella.

  • Y ¿qué puedo hacer?
  1. Busca nuevas salidas a lo que tú sabes hacer.
  2. Busca dónde se demanda tu empleo, quizás te debas cambiar de ubicación.
  3. Busca en qué trabajos hay demanda de empleo y busca el que más se adapte a ti, el que más te guste, en el que puedas ser mejor.
  4. Fórmate, busca un cambio de ocupación. Mejora tus habilidades.
  5. Busca un orientador que te pueda acompañar en ese cambio, que con su linterna te ilumine hacia el buen camino.

Siempre habrá quien te diga que debes luchar por lo que te gusta, pero si eres “ese” noray que perdió su función, o cambias tu o el mar no llegará a tu orilla.

¡En ti está el convertir en realidad tu cuento!

Hoy me voy a permitir la licencia de poner la secuencia de ¡Qué festín! de la película de animación de Disney La Bella y la Bestia. Compórtate como un adulto… y no pierdas ese niño que llevas dentro. Lucha por tu historia.

©Luis Juli Aydillo                                

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 126 comentarios

¡Qué suerte de crisis!

  • Luis, ¡esta vez te has pasado! ¿Cómo se te ocurre decir que es una suerte tener esta crisis?
  • Paciencia, como siempre te digo, antes de juzgar lee y luego hablamos ¿Te parece?

La verdad es que, a pesar de los brotes verdes que ven algunos, los datos macroeconómicos y sociopolíticos no dan muchas esperanzas.

  • Luis, te tengo por una persona positiva y optimista. No me “cuadra” tu comentario poco esperanzador.
  • Quien me conoce bien sabe que siempre tengo un pequeño tono irónico en lo que hablo. Intentaré ser preciso y claro para que podamos salir “con las pilas puestas”

Como en todas las facetas de la vida, hay partes que no tengo opción de modificar y otras que dependen por completo de mí. Te voy a poner un ejemplo. Que las verduras que compro en el mercado no sepan a nada no depende de mí, salvo que las cultive alguien de confianza y tenga acceso a ellas. Que la menestra que prepare con las verduras tenga más sabor, que esté en su punto de cocción, que la presentación sea agradable, que las raciones sean adecuadas y la temperatura de servicio sea la precisa, todo ello sí depende de mí.

Luis Juli Aydillo

¡Qué suerte de crisis!

Muchas veces culpamos a la crisis de nuestra situación personal o laboral. Por ejemplo, yo ahora estoy en paro y podría culpar a la sociedad, a la crisis económica, a mi edad o a varios factores que no dependen de mí. El caso es “echar balones fuera” Cuando yo no puedo influir en esos factores externos, o mi grado de influencia es mínimo, dar vueltas y buscar culpables no nos va a sacar de la situación.

  • ¿Y qué propones entonces, Luis? Si no puedo hacer nada por cambiar la crisis, ¿qué hago?
  • Busquemos aquello que sí podemos modificar.

De la misma manera que no puedo cambiar el sabor de las verduras que venden, pero si puedo cocinarlas de la mejor manera para que salgan sabrosas en el plato, así debemos hacer con nuestra vida.

De la misma forma que se prepara una receta, vamos a abordar la “receta” para intentar salir de mi crisis (y de la tuya, si quieres)

  1. Piensa que ingredientes tienes. Busca tus aptitudes, que las tienes. Por humildes que sean se pueden sacar provecho.
  2. Antes de cocinar, limpia lo que te sobra. Si ves algo en mal estado retíralo. Todas aquellas partes que te sobren, esos pensamientos negativos sobran. Solo servirán para arruinar tu plato.
  3. Si no sabes qué hacer con los ingredientes busca un libro de recetas. Puede ser grupos de empleo, en muchos ayuntamientos los hay, o busca ayuda de alguien con experiencia, un coach, un orientador laboral o personal. Pocos son capaces de cocinar sin saber la receta.
  4. Si te falta algo en la despensa vete a buscarlo antes de comenzar. Busca formación en habilidades que no tengas, o suple carencias, o plantéate movilidad geográfica, o cambio de sector, amplia tus círculos de amistades, haz networking.
  5. Para cocinar necesitarás energía (gas, luz, leña) Sin energía no puedes seguir adelante, así que busca energía en ti mismo, no te aísles, haz ejercicio, cuida tu cuerpo y tu alimentación, lee, habla con amigos y respira aire limpio. Sin energía no podrás seguir.
  6. No seas impaciente y no esperes resultados sin esperar un tiempo. Una vez empiezas a cocinar piensa que el tiempo anterior no cuenta. El tiempo comienza cuando te pones “manos a la obra” y que todo requiere sus plazos. El asado nunca está a los cinco minutos de meterlo al horno.
  7. Durante el cocinado estate pendiente, prueba la sal o el punto de cocción. Durante tu preparación consulta, mira si debes rectificar, si lo que haces sirve y está bien, qué te falta y qué te sobra. ¡Asesórate!
  8. Cuando sirvas el plato disfrútalo y piensa que si no está bien la próxima te saldrá mejor. Los errores son enseñanzas para el futuro. Date el lujo de equivocarte.

Al principio decía ¡Qué suerte de crisis! Para muchos es más fácil quejarse y culpar a los demás que ponerse en movimiento y eso es una suerte para algunos. Nosotros no tenemos muchas opciones de cambiar la situación global, pero:

TENEMOS TODAS LAS OPCIONES DE NUESTRO CAMBIO INDIVIDUAL

¡Dejemos de culpar a la crisis y empecemos a movernos!

Crisis? What Crisis? es el mejor álbum para hablar de crisis, de  Supertramp. Hoy os propongo  Easy Does It – Sister Moonshine En este tema nos dicen “And if you know who you are, You are your own superstar” (Y si sabes quién eres, tú eres tu propia superestrella)

©Luis Juli Aydillo                                

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | 103 comentarios

¡Serás lo que TÚ quieras ser!

Al ordenar mi mesa vi los dos pasaportes, este año no necesitaré sacarlos del cajón. Este verano, para hacer lejanos viajes, me bastará con un buen libro (o mejor, una colección de ellos) Y sí, he escrito bien, mis dos pasaportes.

  • Luis, ¡otra vez te enrollas! No me interesan mucho tus viajes.
  • Paciencia, a raíz de pasaportes aprendí una de mis primeras lecciones de niño.

Por nacer en México tengo nacionalidad mexicana y por ser hijo de españoles tengo nacionalidad española, pero esto no siempre fue así. Hasta finales de los 70 no existía tratado de doble nacionalidad y debía elegir (o los padres en el caso de los menores de edad) una de las dos nacionalidades.

Luis Juli Aydillo

¡Serás lo que TÚ quieras ser!

Siendo muy pequeño, no había cumplido los seis años, estaba de tournée visitando a la familia que hacía años que no veía. Estaba en casa de mi tío Rafael y alguien de los presentes me preguntó:

  • Luis, ¿qué nacionalidad prefieres, española o mexicana?

La pregunta sobrepasaba con creces mi interés de niño de cinco años por pasaportes, nacionalidades o fronteras. No se me ocurrió mejor respuesta que decir:

  • La que mi papá quiera.

En ese momento mi tío Rafael me miró y sonriendo dijo:

  • ¡De mayor serás lo que tú quieras ser!

En ese momento no entendí todo el trasfondo que lleva la respuesta, aunque si tomé consciencia de una gran verdad que años después me ha marcado:

Nuestra vida, nuestras acciones, dependen de nosotros.

Muchas veces pasamos nuestros días viviendo la vida que otros han elegido para nosotros. Esta actitud puede dar satisfacciones a corto plazo, pero a la larga puede ser una carga difícil de llevar.

  • ¿Cómo puedo empezar a vivir mi vida?
  1. Toma la iniciativa, incluso en pequeños detalles. Si no lo haces en las pequeñas cosas no lo harás en las grandes.
  2. Sé positivo. Si solo ves los problemas y no los beneficios te costará iniciar el camino.
  3. Confía en ti. Hasta que el pajarillo no se tira del nido no está seguro de que puede volar. ¡Inicia el vuelo!
  4. Date permiso para equivocarte. Los errores no son fracasos, son lecciones que nos acercan al objetivo.
  5. Busca alternativas. Dice el refrán que todos los caminos conducen a Roma. Si un camino no te lleva donde quieres, busca otra ruta que te lleve a tu meta, que seguro que la hay.
  6. Cuídate. Si estás bien físicamente, si cuidas tu imagen personal, al mirarte te sentirás mejor y te ayudará a afrontar mejor tus retos
  7. Busca ayuda. Incluso los vehículos más lujosos, los exploradores más intrépidos o los sabios más reconocidos tienen guías para su viaje. ¡Déjate ayudar!

¿Te apetece probar y vivir tu vida?

¡Recuerda que solo de ti depende!

Es curioso como una simple frase dicha por mi tío Rafael pudo quedar grabada a lo largo de los años. Hoy la pregunta que me hicieron tiene fácil respuesta, hoy la ley me permite tener las dos nacionalidades, aunque soy de los que creo que más importante que los papeles son los sentimientos.

En esta ocasión mi tío sí necesitará pasaporte, ayer se fue de viaje al Reino de Hades, y este es mi pequeño homenaje a su recuerdo.

Hoy, lo mire como lo mire, he encontrado una canción que me gusta. Coldplay, con su Viva la vida. Para que vivamos la vida, para que tengamos presente que de nosotros depende, y como recuerdo a mi tío, “I hear Jerusalem bells are ringing”, porque las campanas de Jerusalém están sonando en su honor.

©Luis Juli Aydillo                                

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 98 comentarios