¿Has cambiado la hora?

Si nos preguntan, en medio del monte, sin relojes (ni móviles), cuándo es mediodía, muchos recordaríamos nuestra época escolar. Miraríamos al cielo y a nuestra sombra, y diríamos que a la hora en que el Sol esté sobre nuestras cabezas, en el punto más alto son las doce. Pero todos sabemos que no es lo mismo la hora solar que la hora de nuestro reloj.

  • Luis, ¿no se te ocurrirá hablarnos de astronomía?
  • ¡No!, hablaremos de Inteligencia Emocional y de negociación.
Luis Juli Aydillo

¿Has cambiado tu hora?

Durante siglos, cada lugar marcaba su hora con un sencillo reloj de sol. Al comenzar a extenderse los relojes mecánicos a mediados del siglo XIX, cada pueblo o ciudad tenía su propia hora, acorde con el sol. Los relojes eran costosos y raros y solía haber uno (si lo había) en el campanario o en el ayuntamiento. Poco importaba que de un sitio a otro en el reloj hubiese unos minutos de diferencia. Tanto los medios de transporte como las comunicaciones eran muy lentas y unos minutos de diferencia entre una villa y otra no tenían ninguna importancia.

  • ¡Luis! ¿Te ha dado por los relojes?
  • Sé paciente, por favor.

Leyendo en El País, en su suplemento Verne, el artículo No siempre fue la misma hora en Barcelona y en Madrid: cómo los trenes unificaron los horarios, el autor nos escribe cómo se acordó que todos los pueblos asumiesen la misma hora, para evitar el caos que suponían los horarios de ferrocarril. Cada estación tenía su “hora local” (solar), y así un trayecto podía tener más de cincuenta horas locales diferentes.

  • ¿Y qué tiene que ver las horas con la inteligencia emocional?
  • Más de lo que te imaginas.

Ante el caos horario se empezó a plantear la posibilidad de que todos los pueblos tuviesen la misma hora. ¡Imaginaos los problemas! Ningún pueblo quería ceder “su hora” en beneficio de otros. Incluso hubo artículos de prestigiosos médicos que alertaban sobre la tiranía del reloj, de los riesgos del cambio horario (hablamos de unos pocos minutos) Hoy millones de personas, compartimos la misma hora y no nos implica ningún inconveniente para la mayoría.

Hoy en día sería imposible comunicarse sin un horario común. En el horario, como en las negociaciones, uno siempre debe estar dispuesto a hacer pequeñas concesiones con objeto de lograr un beneficio mayor.

Y cómo negociar:

  1. Ganar ganar. En una negociación hay un principio básico y es que las dos partes salgan beneficiadas. Beneficiarse a costa del otro, ceder al chantaje que nos hagan o que pierdan las dos partes no es aceptable.
  2. Escucha con atención. No prejuzgues a tu interlocutor sin haberle escuchado. Es posible que lo que nos ofrezca nos pueda interesar.
  3. Sé flexible. Estudia seriamente  las propuestas y contempla cómo  afectarían los cambios.
  4. Ejerce la tolerancia. Respeta los puntos de vista de quien tienes delante. La tolerancia no implica cesión de derechos, implica respeto hacia lo diferente.
  5. Ten claros tus objetivos. Diferencia los puntos en los que puedes ceder de los que son incuestionables.
  6. Emplea la empatía. Ponte en el lugar de la otra persona, quizás así sea más fácil llegar a un acuerdo.
  7. No des un portazo. Si la negociación no llega a término, es mejor dejar la puerta entreabierta. Tal vez se pueda retomar más adelante. Las soluciones drásticas tienen difícil “marcha atrás”.
  8. Acaba siempre con una sonrisa. Tanto si llegas o no a un acuerdo, no olvides la sonrisa.

El tiempo dio la razón a quienes plantearon el horario común, todos se beneficiaron. Los agoreros que nos hablaron del caos de esa medida… ya no los recuerda nadie.

Hoy la canción que quiero compartir, hablando de horas y relojes, es el clásico Rock around the clock que hizo famoso Bill Haley. Hagámosle caso con sus versos:

Pónganse sus mejores galas y únanse a mí, cariño.

Tendremos algo de diversión cuando el reloj marque uno…

©Luis Juli Aydillo       

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

 

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

43 respuestas a ¿Has cambiado la hora?

  1. rosamagarcia dijo:

    Negociar es tratar de ponerse de acuerdo acerca de la manera de resolver un conflicto o asunto. Llegar efectivamente a una solución que complazca a ambas partes es el resultado de una negociación exitosa. Alcanzar el acuerdo conlleva ser flexible. Significa ser capaz de generar soluciones alternativas cuando se ha llegado a un punto muerto. Si este proceso implica a una persona con quien no te llevas bien; una idea que tú sabes que funcionará, pero ante la que los demás se muestran reticentes; un cambio en los sistemas de trabajo; o una disputa territorial que debe acabar, entonces aprender a negociar y a llegar a un acuerdo satisfactorio será un aspecto esencial para tu éxito personal y profesional.

    1. Mantén una actitud positiva.
    Tu actitud es fundamental para obtener un buen resultado. Tienes muchas más posibilidades de llegar a un acuerdo en qué ambas partes salgáis ganando si te planteas la negociación como una oportunidad para aprender y conseguir una solución ganar-ganar.

    2. Encontraos en terreno neutral
    Buscad un lugar físico agradable y conveniente para la reunión, donde todas las partes implicadas se sientan a gusto. Acordad cuándo os vais a reunir y cuánto tiempo vais a destinar al proceso. Siempre que sea posible, llevad a cabo negociaciones cara a cara. Sed cuidadosos con el uso del teléfono y el correo electrónico. Una carencia de expresiones faciales o de entonación vocal pueden arruinar la negociación.

    3. Define claramente el asunto sobre el que hay que negociar
    Poneos de acuerdo en la definición de la situación utilizando términos sencillos y basados en los hechos. Si se presenta con múltiples facetas, buscad maneras de parcelar el asunto y dividirlo en porciones más pequeñas para después tratar cada tema por separado.

    4. Haz tus deberes
    Tómate el tiempo de planificar. Debes saber no sólo cuál es tu interés sino también cuál es el de la otra persona y sus motivaciones. Ten en cuenta cualquier hecho pasado o situación que pueda afectar a la negociación. Ten claro cuáles son los “must-haves” (puntos no negociables) y los “nice-to-haves” (puntos negociables). Determina cuál es la solución ideal, un trato justo y razonable, y el acuerdo mínimo aceptable.

    5. Sé honesto contigo mismo
    Evalúa el nivel de confianza que has depositado en la otra persona y en el proceso. Sé consciente de los aspectos de tu personalidad que pueden ayudar o entorpecer la negociación.

    6. Busca intereses compartidos
    Permanece en el mismo lado que se encuentra la otra persona para establecer similitudes y puntos de acercamiento. Dado que los conflictos tienden a magnificar las diferencias percibidas y a minimizar las semejanzas, busca metas y objetivos comunes como prueba de que estáis juntos en este camino. Enfocaos hacia el futuro, dialogad sobre lo que hay que hacer y abordad el problema juntos.

    7. Argumenta con hechos, no con emociones
    Dirige tu atención a los problemas, no a las personas. Elude cualquier tendencia a atacarlas o a juzgar sus ideas y opiniones. Evita focalizarte en el pasado o culpar a los demás. Mantén un estado de ánimo racional, orientado a objetivos. Todo ello sirve para despersonalizar el conflicto, separar los asuntos difíciles a tratar de las personas implicadas, y prevenir la aparición de actitudes defensivas.

    8. Sé honesto con los demás
    No juegues. Sé honesto y claro a la hora de comunicar lo que es importante para ti y por qué: tus metas, tus problemas, tus objetivos.

    9. Presenta alternativas y aporta pruebas
    Crea opciones y alternativas que demuestren la voluntad de compromiso, de llegar a un acuerdo. Considera el hecho de ceder en aspectos que tienen un alto valor para la otra persona pero que no son tan importantes para ti. Plantea opciones teniendo en cuenta los intereses de la otra persona y aporta pruebas que sostengan tu punto de vista.

    10. Sé un comunicador experto
    Un buen uso de las habilidades de comunicación ayuda de forma determinante a encontrar una solución satisfactoria para ambas partes en un conflicto. Pregunta, escucha y parafrasea para asegurarte que comprendes bien lo que te dicen, y demuestra un interés genuino en lo que le preocupa a la otra persona. Reduce la tensión con dosis de humor y agradece el punto de vista de la otra persona. No te focalices tanto en tu posición actual como en las posibles vías que se abren para avanzar hacia una solución o acuerdo.

    11. Acaba con una buena nota
    Prepara una propuesta ganar-ganar y asegúrate de que todas las personas implicadas sienten que “han ganado”. Daos la mano y acordad las acciones a seguir, quién será responsable de cada paso, cómo se medirá el éxito, cómo y cuándo se evaluarán las decisiones tomadas. Permaneced abiertos a la posibilidad de llegar a un callejón sin salida para asuntos que no son críticos: podéis acordar estar en desacuerdo.

    12. Disfruta del proceso
    Observa los beneficios que aporta el hecho de conocer puntos de vista distintos. Muchas personas afirman que sus relaciones se han fortalecido tras haber superado un conflicto y haber llegado a un acuerdo. Aprende de cada negociación y determina con qué criterios evaluar el proceso y la solución.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias, Rosa!!!!
      En primer lugar, ¿qué tal estás? ¿Te has recuperado ya? Espero que así sea.
      Como siempre que leo tus comentarios, son un pozo de sabiduría, tus puntos, sabiamente desgranados, son una guía de negociación, mucho más amplia de lo que mi humilde entrada ha expuesto.
      Me ha encantado el último punto, Rosa, “Disfruta de proceso” Así es y así debe ser. De manera que, al final, las dos partes salgan contentos por el resultado de la negociación.
      Un abrazo enorme!!!

  2. Isabel dijo:

    Luis inteligencia emocional y virtudes(cristianas) es lo mismo .¿no hay nada nuevo,algo distinto?

    • manospal dijo:

      La inteligencia emocional no tiene nada que ver con las fe, esperanza y caridad de toda la vida salvo que para practicarla el egoísmo hay que aparcarlo también. Hay mucho más en ella que el tema negociador. Hay mucho de conocerse a uno mismo, las propias emociones y a aprender a controlarlas para que no te superen y de eso las virtudes cristianas no se ocupan, te dicen lo que hay que hacer y la recompensa para otra vida en esta hay que sufrir, se siente. No son lo mismo en absoluto. Nunca veremos nada nuevo si solo buscamos las coincidencias con aquello que nos han enseñado que alguna encontraremos mirando con atención pero todo nos parecerá lo mismo perdiéndonos la novedad que también habrá alguna, ¿por qué no?.

      • Isabel dijo:

        No hablo de fe ,de esperanza,mi de caridad hablo de virtudes que no es lo misno. Si quieres hablar de cristianismo aprende.Solo mira internet

      • luisjuli2 dijo:

        Isabel, haces referencia a las virtudes cristianas, y para ello no hay que ir a Internet, basta con ir al Catecismo, que tal vez sea la fuente para hablar de virtudes cuando se apellidan “cristiano” Y sí, la Fe, la Esperanza, y la Caridad son virtudes entre otras.
        Tal vez este no sea el lugar para hablar de virtudes Isabel, hay otros foros más idóneos para hablar de ello.

      • Isabel dijo:

        Ha!!!! lo de conocerse a uno misno no es de ahora moderno ¡¡ .ponle el nombre que quieras.
        ,la superación ,la alegría ,Paciencia,critica,humildad,puntualidad,sacrificio, para aprender.Liderazgo que no es egoísmo.Si quieres que una empresa triunfe tienes que ver a a los demás ,clientes,compañeros ,jefes….cultiva virtudes y aumentaras en inteligencia enocional

      • luisjuli2 dijo:

        Bufffff Creo que hemos mezclado demasiados temas, ¿no te parece, Isabel?

      • luisjuli2 dijo:

        Muchas gracias por tu comentario Manospal. Tanto la Inteligencia Emocional, como las Virtudes cristianas (y posiblemente las virtudes “a secas”) nos ayudan no solo a ser mejores sini a mejorar nuestra relación con nuestro entorno. Estoy de acuerdo que no hay que buscar coincidencias en lo que pensamos, de la misma forma que tampoco hay que buscar “discrepancias”. En mi humilde conocimiento prefiero quedarme con lo bueno que pueda aportar cualquier tipo de idea, venga de donde venga.
        Y muchas gracias por el “capote” que me has dado al responder el comentario anterior.
        Un abrazo, de corazón.

    • luisjuli2 dijo:

      Hola Isabel, muchas gracias por tu comentario.
      La inteligencia emocional consiste en una serie de actividades que sirven para apreciar y expresar de manera justa las emociones propias y las de otros, y para emplear la sensibilidad a fin de motivarse, planificar y realizar de manera cabal la propia vida. El término lo popularizó Daniel Goleman
      Según el Catecismo de la Iglesia Católica “La virtud es una disposición habitual y firme a hacer el bien. Permite a la persona no sólo realizar actos buenos, sino dar lo mejor de sí misma. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige a través de acciones concretas”
      Lo deseable sería que una persona tuviese ambas, pero son cosas diferentes Isabel.
      Me preguntas por si hay algo nuevo, afortunadamente no necesitamos cosas nuevas continuamente, sino recordar las cosas que tienen valor, independientemente de los años que lleven publicadas. Ya que has hablado de cristianismo, estará de acuerdo conmigo que las Sagradas Escrituras no aportan nada nuevo (o tal vez si), y no por ello han perdido su vigencia.

      • manospal dijo:

        Todo correcto y nuestras opiniones son compatibles. A lo que me refería un poco jocosamente era que las virtudes cristianas a mí personalmente no me han ayudado nada y conste que he intentado no dejar de aplicarlas, espero que las mías hayan ayudado a otros. Sé de ellas, 12 años estudiando en un colegio de religiosos dan para mucha clase de religión y no era optativa.
        Las teorías de este señor de las que me he informado sin obligación alguna sí que me han ayudado mucho. Ser una persona tímida es duro, más aún si no comprendes el por qué de ese sudor frío inoportuno cuando tienes que enfrentarte a algo tan intranscendente como hablar con una persona desconocida o decir que no a un vendedor convincente. Pasa por algo y saber que no eres un bicho raro ayuda. Todas las ayudas son buenas sin duda.

      • luisjuli2 dijo:

        Manuel, te entiendo perfectamente. Y, en efecto, las dos cosas son diferentes. Respecto a la timidez… yo también lo fui de pequeño.
        Un abrazo inmenso y muchas gracias por pasarte por mi blog. Espero tus comentarios en las próximas entradas.

  3. Leonor dijo:

    Hola Julio!
    Muy buenos dias!
    Totalmente de acuerdo contigo en toda la publicación.
    Con respecto a los items para realizar una buena negociación, es mi humilde opinión que
    si alguien está preparado para negociar, no sería necesario mencionar el punto 7 pues sería improbable realizar un acto como el golpear una puerta por no salirse con lo propuesto.
    Me gustó la información y los buenos consejos a seguir.
    Gracias por tu blog!

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias Leonor. Me alegro que te haya gustado. Durante años me he dedicado (y me sigo dedicando) a la negociación. En la mayoría de los casos se muestra el lado del “ofertante” y en pocas ocasiones el lado de quien “recibe la oferta”. Quizás el mejor resumen radica en el empleo de la escucha activa, y en el interes de que ambas partes salgan beneficiadas del proceso.
      Sobre lo de dar portazos… es obvio, aunque no siempre se recuerda lo evidente.
      Un abrazo inmenso y comentarte que mi nombre es Luis, y mi apellido Juli.
      Gracias por tu comentario!!!

  4. José Carlos Mena dijo:

    Muy bueno Luis, como siempre. Un abrazo

  5. Isabel dijo:

    Gracias…]si se quiere conseguir algo,hay que perder en algo.no vale el todo o nada.Talante…

    • rosamagarcia dijo:

      Por si te interesara Isabel, en mi blog he puesto un artículo sobre las emociones.
      Te sigo recordando con cariño. Saludos

      • luisjuli2 dijo:

        Muchas gracias Rosa. Es una entrada muy interesante. Estos días estoy leyendo bastantes artículos sobre emociones y el que aportaste (o que aportó Isabel) complementa muy bien los que había leído hasta ahora.
        Muchas gracias por avisarme del post y agradece a Isabel el artículo.
        Un abrazo para ambas!!!!

      • Isabel dijo:

        Luis no te lies ,no tengo nada que ver .con el blog de Rosa. Aunque si conozco el blog ..No he leído los artículos ..

      • luisjuli2 dijo:

        Ok, Isabel. Muchas gracias por la aclaración!!!

  6. maro dijo:

    Muy interesante! Gracias por compartirlo 😉

  7. Belita dijo:

    Excelente entrada Luis!!

  8. Muy buena entrada Luis!es un placer leerte y te doy las gracias por compartirla.Un abrazo María Juanes

  9. Isabel dijo:

    Luis tienes razón. No era un ataque,era una duda.Es verdad ,todo lo que ayude en positivo mejor. Suerte con el blog .adios

  10. My partner and I absolutely love your blog and find many of your post’s to be just what I’m looking for.
    Would you offer guest writers to write content to suit your needs?
    I wouldn’t mind producing a post or elaborating on a lot of the subjects you write related
    to here. Again, awesome weblog!

  11. Últimamente llego tarde, pero bueno, aquí estoy, Muy bonita le entrada. Las pautas para negociar están muy bien pero las partes deben ser sinceras y honestas para poder llegar a un consenso y estar dispuestos a ceder. Cómo siempre tu entrada se puede aplicar a otros ámbitos de la vida. Un cordial saludo

    • luisjuli2 dijo:

      Nunca llegas tarde, Mariloli!!!! Para tí siempre está abierta la puerta de mi blog.
      La sinceridad y la honestidad son imprescindibles en la negociación… y en cualquier comunicación o relación con quienes nos rodean.
      Entiendo como tu que, aunque hablo de negociación, los que humildemente escribo se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida.
      Un abrazo y buen fin de semana Mariloli.

  12. Isabel dijo:

    Luis por tú comentario. A Mariolli pareces bajo de moral…La.honestidad y la.verdad.son imprescindibles en todos los campos.Si me vienes a.vender algo y me engañas.seguramente me vendas una cosa pero no habrá una segunda venta.Y cuando haces un trato si la.otra parte se siente o se queda con la sensación de que le has engañado hablara mal de ti y perderás posibles tratos .Es una idea ..Amino. (IVA adejar el.blog aunque el mundo empresarial no es.lo mio igual me ayuda en otro terreno. Si te parece.bien Me.gusta hacerte pensar jejeje

    • luisjuli2 dijo:

      Me ha extrañado tanto tu comentario que he revisado el comentario que le he escrito a Mariloli!!! Madre mía!!!! El autocorrector ha hecho de las suyas y aparición la palabra basura cuando quería decir absolutamente lo contrario!!!!! No e extraña que pensases que estaba bajo de moral, Isabel!!!! Ya lo he corregido!!!
      Evidentemente la honestidad, y la sinceridad son IMPRESCINDIBLES, Isabel.
      Gracias una vez más por hacerme pensar y por preocuparte por mi respuesta, Isabel.
      Un abrazo inmenso y buen fin de semana!!!!
      Me alegro que sigas en el blog, todo lo que hablo intento que sea aplicable no solo al mundo empresarial sino también a la vida cotidiana.
      Gracias, nuevamente, Isabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s