¿Te entregas sin reserva?

Estos fines de semana, en los que estoy viajando a Madrid para cursar mi Master, me llama la atención los móviles, más concretamente la autonomía de sus baterías. Sí, la cantidad de personas que buscan un enchufe para recargar. Aeropuerto, estaciones de trenes, bares, cafeterías o en el aula, son muchos los que buscan con ansias un enchufe para recargar el móvil. Algunos, los más afortunados, disponen de baterías externas para recargar “las pilas” Unos y otros, tarde o temprano, acabamos (y hablo en primera persona) buscando un punto de recarga. He llegado a ver personas literalmente “tiradas” en el suelo para seguir conectadas junto a una toma de corriente.

  • Luis, ¿nos vas a hablar de baterías? ¡Este no es el tema de tu blog!
  • No, no hablaré de tecnología, no te preocupes.

Estar permanentemente conectado con las diferentes redes sociales, poder chatear o hablar, escuchar música, ver una película, o simplemente jugar tiene un coste… y las baterías ya no dan de sí. Estamos conectados con personas a cientos de kilómetros y no hablamos con los que tenemos a nuestro lado.

  • Y ¿qué tiene que ver esto con la motivación, Luis?
  • Más de lo que te imaginas, no seas impaciente

Luis Juli Aydlillo

¿Te entregas sin reserva?

Este fin de semana he tenido la oportunidad de escuchar a una ponente excepcional, Rosa Siles. Nos puso una imagen que me dejó meditando. En su presentación Rosa nos hablaba de cómo relacionarnos con líderes, con personas importantes en nuestro entorno (los Stakeholder, como los llaman los anglosajones) Cuando el móvil se está quedando sin batería muchos dejan de usarlo, se reservan, por si lo necesitamos. Pero, cuando recibimos la llamada de esa persona tan especial, nuestro hijo, nuestro amor, o nuestra pareja, no nos importa darlo TODO, aunque nos quedemos sin batería. La pregunta que nos hacía Rosa era para saber cómo actuábamos en nuestras vidas:

¿Te entregas al 100% o te reservas?

¿En cuántas ocasiones nos reservamos, nos “quedamos con algo”, en nuestra vida profesional o en nuestra vida personal? Y en este no entregarnos al 100% se nos va la vida. En más de una ocasión he escuchado la patética frase:

  • Para lo que me pagan no se merecen más

Y yo me pregunto:

  • ¿Te pagarán eso precisamente por no entregarte al 100%?

En otras ocasiones envidiamos a otros que logran sus metas… ¡y no nos damos cuenta de su entrega, de que dan lo que nosotros no somos capaces de entregar! Todos estamos cansados de ver la imagen de Rafa Nadal extenuado, tirado por el suelo, tras completar el último punto que le da el torneo. Probablemente si fuésemos como Rafa, seguro que alcanzaríamos con más facilidad los objetivos que nos proponemos.

Luis Juli Aydillo

¿Te entregas al 100%?

Al final reservarse… no conduce a nada, nos muestra rácanos en nuestra actitud y en ello llevamos la penitencia.

No te engañes a ti mismo

No engañes a los demás

Imagina la imagen de un niño que corta unas flores para su mamá y las guarda en el bolsillo. ¿Te imaginas cómo quedarán? Tal vez sea mejor no guardarlas y entregarlas todas, según las coges, tal como lo hace un niño.

Luis Juli Aydillo

¿Te guardas las flores?

Pensando en baterías y en reservas, y en entregas totales, no puedo evitar pensar en Freddie Mercury. Ahora que hace 25 años de su partida, es un buen momento para traer a Queen y su  I Want It All, donde nos cantan “I want it all, and I want it now” (Lo quiero todo y lo quiero ahora), no lo olvides:

¡TODO Y AHORA!

©Luis Juli Aydillo       

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

 

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

56 respuestas a ¿Te entregas sin reserva?

  1. winnie0 dijo:

    No es que me guste la entrada Luis ja ja ES que me encanta. Desde hace ya tiempo en mi vida intento dar lo que sé que quiero DAR con pasión y sin reservas…nunca sabré si al día siguiente lo voy a poder seguir dando, o diciendo o regalando o llorándolo…… Totalmente de acuerdo. UN ABRAZO y GRACIAS a ti sin reservas!!!

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por tu comentario Winnie. Darse con pasión y sin reservas, qué gran forma tienes de entregarte!!! No hay nada más triste que preguntarnos, al cabo del tiempo, qué hubiera pasado si me hubiese vaciado totalmente.
      ¡Venga ese abrazo, sin reservas, Winnie!

  2. Marivi dijo:

    Interesante🤔 Este post me ha hecho plantearme parte de mis actitudes. A veces, inconscientemente, reservamos por lo que pueda ser… tal vez eso que hemos guardado era lo poco que nos faltaba para conseguir lo que deseábamos. Gracias por tus enseñanzas 👍🏻😊

    • luisjuli2 dijo:

      Somos humanos, Mariví, de ahí que pensemos que guardar algo puede ser bueno. Con más o menos consciencia se hace. Lo que sucede es que dejar algo en la reserva, más que precaución, puede indicar falta de entrega. No se puede generalizar, y cada caso es un mundo, pero, ante la duda, mejor dejar la batería a cero.
      Un abrazo, Mariví

  3. MaruSpleen dijo:

    Una entrada muy motivadora Luis! Obviamente cuanto más demos de nosotros mismos para conseguir nuestros objetivos mejor pero creo que no siempre se da la relación de si entrego el 100% consigo un 100%. También son muchas las veces que nos entregamos al máximo y no logramos aquello por lo que hemos luchado tantísimo, por lo menos a mí me ha pasado, y cuando lo das todo de ti y haces innumerables sacrificios pero aún así nada porque hay cosas que se escapan de nuestras manos, es una sensación bastante frustrante. Es mi opinión, aunque es cierto que no por ello hay que dejar de poner toda la carne en el asador. Un abrazo!

    • luisjuli2 dijo:

      ¿Y a quién no le ha pasado dar mucho más de lo que se recibe, Maru? Es una experiencia común a las relaciones personales y laborales. En este caso uno debe pensar en sí mismo, en que la entrega total la hacemos por nosotros mismos… y si el entorno nos lo devuelve ¡genial!, pero jamás nadie nos podrá decir que no lo dimos todo.
      Muchas gracias por tu interesante comentario lleno de experiencia personal.

      • MaruSpleen dijo:

        Ya pero no me refería exactamente a eso. Lo mismo yo he entendido mal tu entrada y por eso tampoco se entiende lo que yo quiero decir. Yo hacía hincapié en que no por dar X recibes X como si la vida fuese una regla de tres. Te pongo un ejemplo más personal aún para que veas por dónde voy: oposiciones a la AGE, de las fuertes, ahí todo el mundo de supone que da el 100% para lograr su plaza pero, obviamente, sólo unos pocos la consiguen; hay más factores que el esfuerzo, están las circunstancias, las plazas, la suerte que aunque muchos digan que no ahí hace de las suyas, la predisposición de quién te examina… Por eso decía que no siempre un gran esfuerzo tiene la recompensa que merece. Hay quien da 50 y obtiene 100 y viceversa. Yo siempre intento dar los mejor en mis proyectos y seguiré haciéndolo, pero no por eso me he llevado menos golpes o me han dolido menos. Hay que saber dosificar y no perder la motivación pero tampoco cegarnos por ella y dejar de lado la realidad. Todo en mi opinión Luis ☺

      • luisjuli2 dijo:

        Muchas gracias por tu aclaración Maru. Tienes toda la razón, hay factores que no dependen de nosotros y que pueden limitar nuestras posibilidades. Cuando uno da el 100% no hay reproches que nos podamos hacer. ¿La suerte? en esa parte nosotros podemos hacer poco, aunque como decía Picaso, si ha de llegarme la inspiración, que me llegue trabajando. Estoy seguro que tu das todo al 100% y nadie podrá reprocharte (y menos tu a ti misma) esa falta de entrega.
        Un abrazo enorme y muchas gracias por confiar en nosotros para darnos una visión más amplia a considerar Maru.

  4. Dar siempre, mejor que recibir. Parece que nos hemos puesto de acuerdo hoy. Da más satisfacciones y no debería pesarnos nunca. Y al final de una forma u otra recibirás recompensa, seguro. Feliz jornada.

  5. cmacarro dijo:

    Una reflexión atinada, como todas las tuyas. Sí, es verdad que muchas veces echamos el freno de mano y evitamos entregarnos al cien por cien, sobre todo en el mundo laboral, lo cual lógicamente nos resta posibilidades de éxito. Pero hay que contemplar todos los puntos de vista, no me imagino yo a un sescientoseurista (perdona que me invente la palabra) al que obligan a echar un par de horas más de su jornada normal, sin cobrar, por supuesto, motivado como para dar más de sí de lo que ya da. Probablemente sea de los que se muestren reacios a entregarse a tope y luchar por la empresa como si fuera suya y acabe diciendo aquello de ¡Anda y que les den por culo! Es difícil establecer dónde está el límite, hasta dónde eres un empleado modelo, con posibilidades de prosperar, y desde dónde te conviertes en un pringado.

    • luisjuli2 dijo:

      Gracias por tu cuidado comentario cmacarro. En el ambiente laboral nos escudamos en muchas ocasiones en la recompensa como medida de nuestro esfuerzo. Es cierto que en muchas ocasiones uno se siente un muñeco del que se aprovechan. Tengo un post en el que hablo de ser egoísta y me refiero a esto precisamente. Muchas veces el darlo todo no es tanto por la empresa en la que estás, es por ti mismo y por el cambio que puedes hacer yendo a otra empresa. Al final vivimos en un mundo transparente y darse al 100% puede dio valorarlo tu empresa, pero tal vez si otra que te puede dar la oportunidad. Hablar desde la teoría es muy fácil, cada caso es diferente y digno de ser analizado, pero sigo pensando que vale la pena darse al 100%, y te lo dice uno que acabó la carrera y se puso a trabajar por el salario mínimo.
      Un abrazo enorme y gracias por hacerme reflexionar, tu punto de vista es muy interesante!!!

  6. Pues me viene a la cabeza una frase que siempre digo, yo no sé querer a medias, y al final puede que me lleve golped duros pero me quedo con la satisfacción de haberme entregado a fondo. Dar menos del 100% nos convierte en mediocres. Por eso en el amor como en la vida, hay que entregarse a tope. Lo demás es teatro. Besazos madrugadores

    • luisjuli2 dijo:

      Lo demás es teatro, buena frase Ana. La entrega no puede ser a plazos, pues reservarnos algo no es entregarse. Mejor quedarse sin batería por haber dicho un Te quiero que reservarse por un “por si acaso” que, tal vez, nunca llegue.

      • Bueno pero voy a matizar después de leer a mi querida María, que tiene toda la razón en que hay que entregarse si, pero depende de cómo y para quién. En las cosas y las personas importantes si. Osea, en el trabajo que es sobre lo que hablas en el post, si. En el amor para quién merece la pena, si. En la familia y amigos, si. En lo demás….ya veremos jajajaja. Muacks

      • luisjuli2 dijo:

        Jajajajaja Ana, te ha pasado lo que a mi. Al leer el comentario de María me ha hecho reflexionar. la entrega 100% siempre… para lo importante. En algunas ocasiones “agotamos la batería” en acciones o personas intrascendentes, agotando “la carga” para quienes realmente importan.
        Siempre lo he dicho, lo mejor de los post son los comentarios de los lectores, pues es gracias a ti, a María y a todos a aquellos que intervenís con vuestras opiniones como se conforma una paleta de conocimientos llena de color. Gracias nuevamente por aportar tu pincelada de color, Ana

  7. Flordeliss dijo:

    Muy interesante, una buena reflexión!

  8. Tus reflexiones siempre consiguen hacerme reflexionar y buscar respuestas. Sí, hay que entregarse al 100%, e incluso a veces más. Pero hay un matiz importante, entregarse por completo, sí, pero no por cualquier causa, trabajo o persona, no a diestro y siniestro sino por aquello y aquellos que considero cruciales en mi vida, ya sean sueños, trabajo o personas. Porque seamos sinceros, somos humanos y tenemos limitaciones, al igual que una batería, y yo soy de las que sin ninguna duda y sin ningún remordimiento reservo esa última raya de batería para mí hijo (léase familia, amigos, amor, trabajo…)antes de agotarla por completo con algo o alguien baladí. Insisto, entregarse totalmente, sí, pero estableciendo prioridades porque sólo tenemos una vida y un tiempo limitado.
    Un fuerte abrazo, Luis.

    • luisjuli2 dijo:

      Sensacional tu matiz, María. No hay nada más triste que una entrega por algo baladí, como bien dices. Tienes toda la razón, la entrega debe ser total… para quien se la merezca. En el plano personal me parece muy oportuno. En el plano laboral corremos el riesgo de quedarnos a las puertas, sin llegar a la meta, por nuestra prudencia.
      Un abrazo inmenso y gracias por hacerme reflexionar María

  9. Muy interesante Luis. Me has hecho reflexionar y he descubierto que voy como una “loca por la vida” y me entrego a todo al cien por cien y claro como no me reservo, a veces no llego a todo.

    • luisjuli2 dijo:

      Jajajajaj. Me encantan los locos de la vida que van al 100% por la vida. Quizás puedan arrepentirse de algo, pero en el computo general de su vida, darlo todo da una satisfacción general plena.
      Un abrazo Claudia!!!!

  10. Santiago Olivares dijo:

    Eres todo un artista Luis.

  11. carlos dijo:

    Igualico que Nada llego al final de cada jornada, cansado pero satisfecho de lo realizado. Hoy lentejas. Una gran verdad Un abrazo.

  12. Olivia dijo:

    Me encanto la entrada. Justo la motivación que necesito en época de finales. A veces nos olvidamos de lo que somos capaces y aflojamos sin siquiera intentarlo. Gracias por la reflexión y a darlo todo!

    • luisjuli2 dijo:

      Olivia, estoy seguro que eres capaz de dar más… te lo digo a ti y me lo digo a mi y se lo digo a todos. Siempre pensamos que estamos al límite de la batería y siempre podemos sacar un poquito más!!!
      Te deseo unos grandes finales, Olivia, y seguro que te irán bien. Un abrazo.

  13. Es evidente que hay que entregarse al 100% en todo lo que te sea gratificante, a nivel emocional quiero decir. Incluso en el entorno laboral, aún no estando bien remunerado, hay que entregarse al 100%, porque así tú te sentirás completo. En el plano familiar y en el entorno de amistades, por supuesto. Pero hay veces que te entregas al 100% en tantos ámbitos que te agotas y no llegas… También hay ocasiones en que las personas llegan a aprovecharse de tu entrega, porque saben que lo harás, y empiezan a pedirte más y más entrega, hasta el punto de afectar a tu salud mental. Mi marido siempre ha dicho una frase que yo he tomado como propia: al que hace todo lo que puede, no se le puede pedir más.

    Excelente entrada Luis!

    • luisjuli2 dijo:

      Me encanta la frase de tu marido, Ana. Y lo podemos llevar a todos los ámbitos de la vida. En ocasiones hay quien nos pide más sabiendo que lo damos todo, con e fin de aprovecharse de nosotros. La entrega al 100% es una actitud y quien se da a tope lo suele hacer siempre. Me quedo con una reflexión de Maria, una persona que ha hecho un comentario, entreguémonos al 100% salvo que sean cosas baladíes y reservemos nuestra batería para lo que es realmente importante, tanto en el ámbito personal como laboral.
      Un abrazo enorme Ana!!!

  14. rosamagarcia dijo:

    Aprendí tanto de esta mujer. Era casi imposible oír una queja de sus labios. Yo le hablaba de la bondad de Dios, de la vida eterna, hasta que en una ocasión me preguntó: “ ¿qué hay que hacer para ir al cielo? yo no estoy bautizada y mis hijos tampoco… y dígame, también los prietos (negros) se van al cielo…?”.
    Cuantas veces al regresar a mi pequeña capilla después de ver el sufrimiento de Marta tenía que mirar al Señor en la cruz:

    “Jesús del calvario.

    Si me pudiese cansar un poco más por ti, si pudiese llegar a casa a la caída de cada tarde, más cansada por haberte amado un poco más… si por amor se me pudiese pegar un poco más del polvo del camino por haberte llevado más lejos. Si por amarte me dolieran más los pies… Si por amor a todas las Martas de este mundo también mis pies pudiesen quedar perforados… Si por amor dejara de temer los tropiezos del camino y a mi me dolieran un poco más los pies, para que a ti te dolieran un poco menos..”.

    • luisjuli2 dijo:

      Gracias por tu comentario Rosa, y por la oración de entrega que hacía la mujer. La duda sobre si se puede dar más, cuando se da todo, siempre le acompañará uno. Siempre quedará la duda de si se pudo dar más. Cuando uno obra en conciencia, la entrega siempre será máxima. Ante Dios, o ante la conciencia de uno mismo, no valen los engaños.
      Un abrazo enorme Rosa.

  15. melbag123 dijo:

    Bien dices, que hay que dar el 100%.

  16. jrgsanta dijo:

    Muy buenas,
    ¿Entregar sin reservas? Sí, pero…
    ¿Qué me dices del recurso más preciado que tenemos, el tiempo?
    He visto a muchos directivos, que se vacían que entregan todo su tiempo a su empresa, supongo que para alcanzar puestos más altos y responsabilidades superiores, pero que por contra descuidan su vida familiar, su salud personal. No amigo Luis, no estoy de acuerdo contigo al 100%, por lo menos sin matizaciones.
    Sí que estoy de acuerdo en entregar todo nuestro mejor saber hacer, en aportar toda nuestra creatividad, pero en particular soy de la opinión de que es necesario establecer un equilibrio en el reparto de nuestras fuerzas , nuestra energía y nuestro tiempo. Sí entregamos toda nuestra energía en el trabajo, cuando llegamos a casa no atendemos a nuestros hijos o a nuestra pareja como merecen y eso no es una vida equilibrada. Sí volvemos a casa a las 9:00 de la noche y salimos a las 7:00 de la mañana, ¿Dónde queda nuestra familia?
    Creo que hemos de ser equilibrados y sí guardar energía, y sobre todo tiempo para los que queremos y sobre todo para nosotros mismos y nuestro crecimiento personal.

    Muchas gracias y buen día,

    • luisjuli2 dijo:

      Me encanta tu comentario Juan Ramón!!! Estamos totalmente de acuerdo. Al respecto te voy a contar dos anécdotas. La primera se refiere a mi padre. A finales de los 50 le contrataron como director en una importante empresa textil en México. Acostumbrado a las jornadas que dedicaban los directivos en España allí comenzó con largas jornadas laborales. Al cabo de una semana el dueño de la empresa le dijo “Creo que me he equivocado con usted. Veo que no es capaz de acabar sus tareas durante la jornada laboral. Tal vez no sea lo eficiente que esperábamos” Primera lección Tiempo y entrega no son sinónimos. La segunda lección nos la dio Rosa Siles, la ponente del curso de donde saqué la idea del post. Ella llega pronto a trabajar y, en ocasiones, a media mañana deja su tarea por concluida al haberse vaciado por completo y dar el 100% independientemente de no haber cumplido con la jornada laboral, pero sí con los objetivos que se había marcado para ella.
      Entregarse al 100% es fundamental, y en ello está el ocuparse de lo importante y saber delegar tareas o saber evitar lo evitable. En nuestra “batería” la vida personal no debe ser relegada a un segundo plano. No se puede salir de casa a las 7,00 y volver a las 21,00, por lo menos sistemáticamente. Hay mucho que matizar Juan Ramón, pero estoy seguro que coincidimos. La entrega al 100% exige equilibrar todas las facetas de nuestra vida.
      Como conclusión (y sobre todo en el ámbito profesional) entrega no es sinónimo de tiempo. No más tiempo implica más entrega (recordemos la cantidad de reuniones en las que se pierde miserablemente el tiempo cuando podríamos ser más eficaces y eficientes con una mejor gestión del tiempo)
      Un abrazo enorme Juan Ramón y gracias por ayudarme a reflexionar.

  17. María dijo:

    No sé entregarme con reservas. Aunque quizás debiera ser más selectiva, no puedo pensar en eso cuando se presenta el momento de amar a la familia, a los amigos, a ese amor que está a tu lado. Siento que si no lo hiciera así, no amaría como yo quiero hacerlo.
    Me encanta leerte. Qué pena que muchas veces, no tenga tiempo.
    Besetes, Luis.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por compartir tu forma de pensar, María. En ocasiones hay quien no se entrega al 100%, en otras ocasiones uno se entrega a personas o acciones sin importancia y resta energía para lo realmente importante. Amor, trabajo, amistad… deberíamos entregarnos al 100%, sabiendo prescindir de lo accesorio y centrándonos en lo importante.
      Muchas gracias por todas tus visitas y siempre llegan a tiempo tus comentarios.
      Un abrazo, sin reservas, María

  18. Como la canción – cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da… – y después está – yo que lo doy todo y los demás porque no?… Y luego me pregunto y si todos creemos que damos todo?

    • luisjuli2 dijo:

      Nadie, de los que conozco o de los que escribe comentarios, o yo mismo, reconocemos que no nos entregamos al 100%… pero ¿y si nuestra escala está equivocada? Al hilo de tu pregunta, Pepa, tal vez siempre podamos dar más, aunque no seamos conscientes de ello. Dicen que los que corren maratones, y mi hermano lo hace, a falta de pocos kilómetros para llegar el cuerpo les dice que ya no puede más, y es la cabeza la que les hace recorrer esos últimos kilometros. Quizás v con la entrega al 100% suceda lo mismo… y siempre podamos dar un poco más.
      Gracias por tu reflexión, Pepa. Nos haces pensar (me haces pensar). Un abrazo!!!!

  19. Junior dijo:

    Luis primero de todo te diré, que mi móvil, esta loco, pero no la batería 🙂 Yo siempre me entrego hasta el final, lo malo que a veces, no se me entiende. Me gusto mucho tu reflexión. Saludos y feliz jueves.

    • luisjuli2 dijo:

      Hola Junior!!!! Es muy común tu reflexión “No se me entiende” Que le entiendan a uno depende del “receptor” de la señal. Ahí nuestras posibilidades son limitadas, pues es “del otro” la acción. Que yo “me explique” depende al 100% de uno mismo. Es un juego de palabras, pero todos deberíamos (y yo el primero) mirar hacia dentro, para intentar explicarnos mejor “si el otro no nos entiende”
      Un abrazo inmenso… y te entiendo como no te imaginas Junior!!!

  20. Eli dijo:

    Hola, LUIS,
    Segeix així, sense reserves; mñ ha agradat molt ¡ Una abraçada

  21. Estrella RF dijo:

    Muy buena la entrada, Luis.
    Entregar todo de uno, algunas veces se interpreta por los demás como el derecho a exigir más y más… Aún así, yo soy de las que pienso que me entrego al cien por cien, pero tan solo por una cuestión de satisfacción personal, cuando hago algo, lo doy todo, eso no quiere decir que algunas veces no me estrelle estrepitosamente y encima, se nota mucho más.
    Un abrazo.

    • luisjuli2 dijo:

      Estrella, el primero que no se estrelle estrepitosamente de vez en cuando, tal y como dices, que tire la primera piedra. Todos lo hacemos alguna vez. Sobre la entrega, me encanta tu expresión de que te das al 100% por satisfacción personal. Es cierto que hay quien siempre te exigirá más, ahí podemos encontrar nuestro límite, en ver hasta dónde llegamos, siempre con el debido respeto, por supuesto. Si el exigir más es con el fin de aprovecharse de uno mismo por parte de otro, lo mejor es hablarlo, para evitar malos entendidos.
      Muchas gracias por tu comentario Estrella!!!!

  22. Como siempre preciosa entrada. Hacer las cosas bien, darse totalmente sin reservas es lo mejor para irse a la cama con satisfacción. Un cordial saludo

    • luisjuli2 dijo:

      Como bien dices, Mariloli, al final la satisfacción es la recompensa que nos llega al irse a la cama cada día, ¡y no tiene precio!
      Te deseo un buen día “entrepuentes” Mariloli.

  23. Pingback: ¿Te entregas sin reserva? | FRANKYSPOILER´SCRT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s