5 Ideas para salir del barro

Probablemente si te pregunto cuándo fue la primera vez que te manchaste de barro no lo recuerdes. Es algo consustancial a la niñez y los primeros pasos. En mi caso recuerdo el día, la hora y el lugar donde me estrené como niño enlodado.

  • Luis, ¿no se te ocurrirá contarnos batallitas de niño?
  • Sé paciente y verás a dónde llego.

Mediados de los sesenta, mediados de abril, media tarde, mediada la niñez, en un pequeño pueblo en los Pirineos de irreductibles contrabandistas, perdido entre los bosques. Acabábamos de llegar de Ciudad de México y habíamos ido al pueblo, rodeados de familia y amigos de mis padres. Habían enseñado a mi padre la fábrica donde trabajaría, la escuela a la que asistiría y mi madre daría clases y estábamos viendo la casa donde viviríamos. Demasiadas visitas para un niño, demasiadas caras desconocidas.

Luis Juli Aydillo

5 Ideas para salir del barro (Foto deMon1940)

Los niños son niños en cualquier parte del mundo y si a eso añadimos el exotismo en aquellos años de un visitante con un deje en el habla tan peculiar, los siguiente fue una reunión de todos los chavales del pueblo proponiéndome juegos. Estábamos jugando en la pequeña plaza frente a la que sería mi casa. De ahí salía una calle sin asfaltar que comenzamos a explorar. Todos iban recorriendo con cuidado por los bordes, evitando las rodadas de los escasos vehículos que transitaban por el camino. Todos menos uno. A pesar de las advertencias de todos, me adentré por las rodadas, llenas de un pegajoso légamo. Y sucedió lo que tenía que suceder. Me hundí en el lodo y lo peor estaba por llegar. Al ir a sacar el pie de la trampa lo saqué sin zapato. No conseguí recuperarlo y volví a casa lastimado, dolorido y consciente de que algo había hecho mal y que acarrearía consecuencias.

Lo peor fue aparecer avergonzado, sin zapato, ante una multitud de desconocidos y buscar a mi padre para mostrarle mi estado. Hasta ese día, jamás había pisado el fango. Era una experiencia nueva para mí. No recuerdo ni malas palabras, ni castigos, solo recuerdo las risas de los desconocidos y a mi padre que acudió en mi rescate, llevándome en brazos y rescatando el zapato de su húmeda trampa.

  • ¿Y qué tiene que ver todo esto con el desarrollo personal, Luis?
  • Si lees un poco más veras que podemos aprender del barro

Tanto en la vida personal, en el ámbito laboral, en los estudios o en las relaciones humanas, en más de una ocasión metemos la pata hasta el fondo y nos llenamos de barro. Estas son las ideas que me han acompañado en mi vida para salir del fango:

  1. No reproches. Una vez estás en el lodo no sirve de nada recurrir a la frase “Ya te lo dije”. No agrandes su problema.
  2. Rescata a la persona. Cuando alguien se equivoca lo primero es recuperar a la persona, su estado. Ella es más importante que el zapato, que el error cometido. Recupera su autoestima.
  3. Acompaña en la búsqueda. Como padre, jefe, responsable, amigo o amante, no nos quedará más remedio que remangarnos y ensuciarnos de lodo para enseñar. No le dejes solo en la búsqueda de soluciones.
  4. Limita las consecuencias. Ayúdale a limpiarse, a limitar los daños ocasionados. La mejor forma de enseñar es el ejemplo. No dejes solo al enfangado.
  5. No insistas. Una vez se ha aprendido la lección no ha lugar seguir insistiendo en el error pasado. ¡Ya pasó!

Todo se podría resumir en una frase conocida sobradamente por todos:

No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen

O dicho en positivo:

Actúa con los demás como te gustaría que actuasen contigo

 

Hay muchos temas que encajan en este post, pero hay uno que me parece especial You’ll Never Walk Alone (Nunca caminarás solo) No hay frase mejor para salir del barro. En esta ocasión la versión que os traigo es la que se canta en el estadio del club de futbol de Liverpool, coreada por miles de seguidores. He tenido la fortuna de escucharla en directo y os puedo asegurar que pone la piel de gallina. Aunque no te guste el balompié, te sugiero que la escuches, es estremecedora. Tres versos son los que destaco:

Aunque tus sueños se rompan en pedazos.

Camina, camina, con esperanza en tu corazón,

Y nunca caminarás solo

 

Fotografía de Mon1940

©Luis Juli Aydillo       

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar.

Me encantará leer tus comentarios.

Si te gusta el blog te puedes suscribir.

¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

38 respuestas a 5 Ideas para salir del barro

  1. Reblogueó esto en Antonio Lamadridy comentado:
    Never, never

  2. Junior dijo:

    Luis a mi aun me gusta mancharme en el barro, la verdad que no me acuerdo cuando fue la ultima vez. Preciosa entrada. Feliz martes.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por tu comentario Junior. De mayor sigo metiéndome en el barro, incluso la última vez perdí la suela de una de mis botas de monte!!! Una mano amiga siempre se agradece.
      Un abrazo de corazón, Junior

  3. MJBeristain dijo:

    Me ha gustado tu historia. Tantas veces en la infancia hemos oído la frase “ya te lo había dicho…”, sin embargo en situaciones importantes afortunadamente también hemos vivido el apoyo total de unos padres ante nuestros tropiezos. La autoestima ha ido dando bandazos a medida que íbamos creciendo, e intentamos hacerlo mejor con nuestros propios hijos… pero gracias por ayudarnos a refrescar esos cinco puntos fundamentales y su resumen tan valioso de “Actúa con los demás como te gustaría que lo hicieran contigo”. Un abrazo muy especial Luis.

    • luisjuli2 dijo:

      Me encanta tu comentario, María Jesús. La mayor ayuda está en la autoestima, en no lacerarla. Ahí es donde mejor nos puede socorrer una mano amiga. Lo demás es fácilmente solucionable. Los reproches no ayudan a quien los da, ni le son útiles a quien los recibe. Actuemos con los demás como nos gustaría que actuasen con nosotros!!!!
      ¡Venga ese abrazo especial, María Jesús!

  4. Bueno pues otra lección de martes Luis. Todos nos equivocamos pero cuando alguien a nuestro lado, padres, jefes, pareja, están ahí para ayudarnos a salir del barro, es más sencillo salir. También es importante dejarse ayudar. Hay personas que no saben o no quieren pedir ayuda y eso hace más difícil salir del pozo. Una mano amiga siempre ayuda. Fantástica historia hoy. Feliz martes y dos besazos.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por tus amables palabras, Ana, pero no soy nadie para dar lecciones. Simplemente hablo de mi humilde experiencia y lo que yo he aprendido de ella.
      Tienes razón, mucha gente no quiere (o no sabe) pedir ayuda. Ni el mejor cirujano se puede operar a sí mismo, así que ¡no pasa nada por pedir ayuda para salir del barro!
      Con comentarios como el tuyo apetece publicar os martes, Ana. Un abrazo viaja para Asturias

  5. Beny Garcia Velez dijo:

    Estimado Luis, de nuevo sorprendiendo con tus entradas. Para mí ha sido muy emotivas, bastante. La he leído unas cuantas veces, y me hace pensar.
    Si es estupendo que siempre tengas a alguien ahí para que te de la mano y te saque del barro. Pero en muchas ocasiones, cuando necesitas a alguien que te escuche, no te escucha, porque precisamente, eso mismo que estas contando le paso a esa persona, y comienza a contar el su historia. O si haces algo mal, te lo reprochan y no intentan hablar contigo y preguntar el porqué. Con lo cuál llega el momento de tomar una decisión, te encierras en ti mismo y si quieres salir de el barro, te arrastras hasta que consigues agarrarte a la raíz de un árbol y sujetarte y tirar de ti, para salir. Y esto tiene su lado positivo y negativo. Lo positivo es que te haces más fuerte ante los demás y lo negativo es que no puedes confiar en nadie.
    Un gran articulo Luis, de estos que se te caen las lagrimas. Gracias por hacernos estos regalos cada martes, con lazo de adorno.
    Feliz día de la Constitución

    • luisjuli2 dijo:

      Buenas tardes, Beny. Es cierto que muchas veces te gustaría que alguien te escuchase y te ayudase a salir del barro… y al final tienes que salir sola. Lo que los demás hagan, su forma de actuar, no depende de mi. Lo que sí depende de mi es que pueda escuchar y ayudar a quien lo necesite. Ese es el sentido de mi post, el de ayudar a otros más que el de recibir ayuda.
      Cuando estamos solos buscamos esa raíz a la que agarrarnos, como bien dices, y eso nos hace muy fuertes. Eso tiene mucho de positivo, aunque nada puede suplir a la mano amiga con una sonrisa en los labios dispuesta a ayudarnos.
      Gracias por tu cuidado comentario Beny, me anima a seguir escribiendo.

  6. rosamagarcia dijo:

    El gozo y el placer surgen solamente en los corazones honestos: la gente inmoral vive vidas increíblemente trágicas, llenas de sufrimiento y dolor. Las virtudes humanas tienen poco que ver con la melancolía. Son la cara radiante de la vida en sí.

    Ahora bien, ¿qué supones que sucedería si uno intentara tratar a aquellos que lo rodean con
    justicia, lealtad, deportividad, equidad, honestidad, bondad, consideración, compasión, autocontrol, tolerancia, indulgencia, benevolencia, confianza, respeto, amabilidad, dignidad,
    admiración, cordialidad, amor, y lo hiciera con integridad?

    Podría llevar algún tiempo, ¿pero no crees que entonces muchos otros comenzarían a intentar tratarlo de la misma manera?

    Uno puede influir en la conducta de otros a su alrededor. Si uno no es así ya, puede facilitarse mucho con sólo escoger una virtud al día y especializarse en ella durante ese día. Haciendo eso, al final se tendrán todas.

    Aparte del beneficio personal, uno puede poner algo de su parte, no importa lo poco que sea, para iniciar una nueva era para las relaciones humanas.

    El guijarro que se tira a un estanque puede llevar ondas hasta la orilla más alejada.

    El camino a la felicidad
    se vuelve mucho más radiante
    aplicando el precepto: “Intenta tratar
    a los demás como querrías
    que ellos te trataran a ti”.

    • luisjuli2 dijo:

      Me encanta la imagen que das, Rosa “El guijarro que se tira a un estanque puede llevar ondas hasta la orilla más alejada” Eso nos anima a ser honestos con nosotros mismos y con los demás. Me gusta dar ayuda sin esperar nada a cambio, pero, como comentas, esta actitud acarrea que los demás te respondan positivamente. Al final las buenas acciones tuyas traen buenas acciones de os demás. Raramente, muy raramente, he visto mala intención en quienes me rodean. Puede ser porque solo veo lo bueno o porque lo bueno atrae a lo bueno.
      Muchas gracias por tus enseñanzas, Rosa. Tus comentarios siempre ayudan a reflexionar.

  7. Siempre es bueno una mano amiga para quitarnos el barro o lo que sea. Y lamentarse no sirve de nada. Feliz martes.

  8. Muy buena entrada Luis!!es estupendo que vengan a rescatarlos del barro sin más, y tendernos esa mano amiga, en esos momentos de apuro.Gracias por compartir.Buena tarde y un fuerte abrazo

    • luisjuli2 dijo:

      Buenos días María. Muchas gracias por tu comentario. Pocas personas rechazan esa mano que se tiende para sacarte del barro. Cuando aprecias a quien está enlodado lo mejor es implicarse.
      Un abrazo enorme María

  9. carlos dijo:

    Sabes enmarcar tus reflexiones con acertados ejemplos. Un abrazo.
    Sí, me clavé hasta media pierna y ahora mis tobillos me lo recuerdan.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por apreciarlo, Carlos. Meterse en el barro en ocasiones puede resultar incluso divertido… en otras puede acarrear problemas con el tiempo, como en el caso de tus tobillos.
      Un fuerte abrazo Carlos

  10. Gran lección de nuevo!! a mi aún me gusta el barro, sobreo todo con los enanos…jjejej, como me gusta leer esos grandes consejos!! besos

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias, Mamá Topanga. Disfrutar del juego, de los niños, del divertido barro, es un privilegio que no deberías dejar nunca. Afortunadamente las lavadoras pueden con casi todo.
      Muchas gracias por leerme y por tus cariñosos comentarios.

  11. Alicia Funcasta Tripaldi dijo:

    Excelente entrada!! Me remitio al placer, a la responsabilidad de la eleccion tomada, a la aceptacion de los riesgos, al desafio, a la fortaleza y a la confianza. El ej que has puesto como la cancion habilitan a mucho mas que se procesara por dentro!. Gracias!!!

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por tus palabras Alicia. En muchas ocasiones tenemos la posibilidad de ayudar a alguien a salir del barro… no desaprovechemos la oportunidad.
      Un abrazo y buen día Alicia

  12. melbag123 dijo:

    Muy lindo. Me ha encantado esta entrada, es muy solidaria. Saludos, Luis.

  13. Zuli ramirez dijo:

    Graciasss recorde mi niñez y la magia de ser libre sin pensar en el bien o lo contrario y menos en las consecuencias y si cuando entendemos que todos podemos enbarrarla en algun momento no queda de otra manera que tener la comprension para ayudar a otros a sacar el zapato del barro.. Un abrazo !! Luis.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por tu comentarios Zuli. Me alegra mucho que te haya recordado la niñez. Todos hemos metido la pata, luego es lógico de ayudemos a sacar el zapato de otros.
      Un abrazo enorme Zuli

  14. José Carlos Mena dijo:

    Me ha gustado mucho. Gracias por escribir tan bien. Un abrazo

  15. elimpulsodelasemociones dijo:

    Me ha gustado mucho la historia del niño, hace muy visual la metáfora de vida.

  16. Pingback: 5 Ideas para salir del barro | FRANKYSPOILER´SCRT

  17. Como siempre muy buena entrada. Jamás reñí a mis hijas por que en sus juegos se ensuciarán. A quién no le gusta meterse en el barro con los pies y pisarlo o con las manos cogerlo, a mi todavía me gusta, espero no perder nunca a mi niña interior.
    Bueno ahora en serio, lo importante es estar dispuestos a acoger sin reprochar, apoyar en lugar de hundir, animar en lugar desanimar, avanzar aunque el camino resulte difícil y lo más difícil no reprochar porque es el daño más grande que se le hace a nuestro semejante,
    Un cordial saludo

    • luisjuli2 dijo:

      Que buen resumen haces!!!acoger sin reprochar, apoyar en lugar de hundir, …. qué fácil es y qué bien lo explicas. Y el resumen genial, en efecto, el reproche es uno de los daños mas gratuitos que se hacen.
      Sigamos jugando con el barro y no perdamos nuestro espíritu infantil!!!
      Un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s