¡El rey desnudo o la hipocresía!

  • ¡No la líes, Luis, no la líes!
  • ¡Cómo se te ocurre hablar del rey con la que está cayendo!

No os preocupéis, no voy a hablar de política, ni de monarquías ni de repúblicas. Hoy quiero traer a colación el cuento de Andersen de “El rey desnudo

  • Vaya, ¿no nos hablas de política y nos traes un cuento?
Luis Juli Aydillo

¿Ves el traje del rey?

Seguro que todos recordáis el cuento de unos pícaros que le ofrecieron al rey un vestido con un tejido tan especial que solo las mentes limpias eran capaces de observar su belleza. El resto de la gente no vería tal tejido. Tras sacarle los cuartos los timadores, el rey desfiló desnudo ante el asombro de la población. Todos alabaron las hechuras del traje, la belleza del tejido. Solo hubo un niño que fue capaz de decir:

¡El rey está desnudo!

¿Cuántas veces en nuestra vida vemos la desnudez y somos incapaces de verbalizarla? No es extraño en algunos ámbitos laborales (o entre “amigos” o en la familia) que todos tenemos una opinión clara y ¡no nos atrevemos a decirla! O lo que es peor, mucho peor, en lugar de dar nuestro punto de vista ¡somos capaces de apoyar la opinión del jefe, aunque no estemos de acuerdo! En otros casos el silencio (quien calla otorga) es otra forma de hipocresía.

¿Cuántas veces nos encontramos en un entorno laboral con críticas fuera de la reunión, que se tornan en parabienes en cuanto cruzamos la puerta y nos ponemos delante de “el jefe”?

La labor del auténtico líder es la de “sacar” todas las opiniones contrarias a la expuesta. Permitir esa libertad de opinión tiene muchas ventajas:

  1. En primer lugar APRENDES nuevos puntos de vista. Quizás tengan razón. Es una humildad que te lleva al crecimiento.
  2. Si quien opina está errado, te da la opción de CLARIFICAR puntos de vista y ofrecer respuesta a posibles objeciones.
  3. EMPONDERAS a tus colaboradores. Les das la opción de dar su punto de vista y de ser escuchado. Esa siempre es una recompensa
  4. EMPATIZAS con otras personas, pues puedes ponerte “en sus zapatos”

¿Y si no eres el líder? Puede ser que estés en un ambiente que no facilite el dar tu opinión, puede ser que estés en una empresa (y las hay) en las que “no te paguen por pensar” o simplemente te dé miedo opinar.

  1. Pide permiso para opinar. Bien a lo largo de la intervención o bien al final de la misma.
  2. Hazlo con educación, desde el respeto. En ocasiones referir experiencias anteriores puede ser positivo (y si has comprobado que no es el caso da tu opinión sin referencias “anteriores”)
  3. Hazlo con la humildad de quien puede estar equivocado, no con el espíritu del “libertador de las masas en plena soflama”
  4. Emplea argumentos sólidos y bien documentados. Las opiniones personales sin soporte no suelen llevar demasiado lejos.
  5. Si tu punto de vista es aceptado agradécelo. Si es rechazado acéptalo con honestidad.
  6. Nunca te calles lo que opinas y luego lo “divulgues a espaldas”
  7. Si consideras improcedente decirlo en público, espera la ocasión para decirlo en privado ante quien tiene “el poder” y sigue las reglas anteriores.

La hipocresía es una lacra laboral. En muchos casos es responsabilidad del líder… en otras de nosotros mismos, de nuestros miedos e inseguridades. Tal como oi en una ocasión hablando de reuniones:

“Si en una reunión están todos de acuerdo, o sobra la reunión o sobran los participantes”

Acepta otros puntos de vista y crecerás.

Hablando del rey nada como El rey León, Can you feel the love tonight de Elton John. En las últimas palabras de la canción nos dice “cree en lo mejor”

©Luis Juli Aydillo

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¡El rey desnudo o la hipocresía!

  1. Me ha encantado. Es verdad que deberíamos ser más empaticos, más humildes, y más asertivos a la hora de comunicar.

  2. Mariví dijo:

    Me ha encantado el post. Muy buenos consejos de alguien experimentado. Este blog es un gran descubrimiento.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias Marivi por tus palabras. Sería muy pretencioso dar consejos. Con dármelos a mí mismo tengo suficiente. Dice el refrán que más sabe el diablo por viejo que por diablo pero los años de experiencia que llevo y el estar rodeado de gente excepcional me ha dado algo de conocimiento. Un saludo Mariví

  3. Pues mira aquí me vas a permitir que discrepe un poco. Si, yo tampoco puedo con la hipocresía, cada día menos la verdad, eso se lo debo a los cuarenta, pero es que estos mismos cuarenta me han desatado la lengua y ya no me callo ni debajo del agua. El problema es que no filtro, Según se me viene a la cabeza, hala, ahí va. Y claro así no se puede. Voy a tener que hacer un curso acelerado para ser políticamente correcta, otro para hablar en público, otro para gestionar emociones, buf, no me da la vida para tanto que tengo que aprender.

  4. Excelente. Quien es hipócrita nunca vive su propia vida, siempre vive adulando a otro. No hay nada más gratificante que manifestar nuestros puntos de vista en lo que sea. Un gran abrazo

    • luisjuli2 dijo:

      Hablar con honestidad es una obligación. Siempre se puede decir todo, debemos decir todo. Con respeto y con un enfoque positivo la sinceridad nos ayudará a crecer a nosotros y sentaremos las bases para que lo haga nuestro interlocutor.
      Un abrazo Elizabeth

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s