¿Jefe y amigo? ¡No!… ¿No?

Lo sé, lo tengo muy claro. Hoy estoy escribiendo una entrada muy controvertida. ¡Hablar de jefe y amigo!, ¡qué barbaridad! La primera vez que tuve una posición de gerente, lo primero que me dijo Toni, mi jefe, fue:

Luis, eres el jefe, no el amigo de tus delegados, no se te olvide nunca”

Doy fe que nunca lo he olvidado, pero, realmente, ¿se puede ser jefe y amigo? La mayoría de las veces que he dicho SI ha suscitado reacciones encontradas, los que me dicen ¡Imposible! ¡Jamás! que son la inmensa mayoría y pocos, muy pocos, los que dicen que si es posible.

Luis Juli Aydillo

¿Jefe y amigo?

En un post anterior ¡Eh, amigo! Pero solo para lo bueno, ya hablaba de la amistad. Basándome en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) define amigo: “Que tiene amistad como tratamiento afectuoso aunque no haya verdadera amistad” Y ahora pregunto yo ¿acaso no se puede tener un tratamiento afectuoso en la relación Jefe/colaborador? Estamos cansados de hablar de Inteligencia emocional y de empatía en las relaciones humanas como base para el crecimiento. Sigo preguntándome yo ¿Y no es eso un tratamiento afectuoso?

Hablar de amistad siempre es problemático. Me gusta definirla como un color. Cuando hablamos del gris (y no es el color de la amistad, ni mucho menos, pero nos sirve de ejemplo) igual de gris es el clarísimo gris perla como el oscurísimo, casi negro, gris antracita. Y todos son grises. Hablar de amistad es desde ese trato cercano, afectuoso, hasta ese trato profundo, intenso, del que solo hay unos pocos integrantes.

Cuando hablamos de un jefe y amigo quizás estemos más cerca de ese tono claro que del tono profundo, intenso, que solo lo da la intimidad, pero todos son “amigos”

La amistad, en todos los ámbitos de la vida, no es algo que se busca premeditadamente, es algo que puede o no surgir. No es una obligación, pero tampoco es un imposible.

¿Qué beneficios nos trae el ser jefe amigo?

Como buen vendedor (o eso intento), nos mueven los beneficios. Ser amigo nos da ese conocimiento, esa cercanía en el trato que facilita la comunicación, clave en la relación. Al final trabajamos con personas, no con números.

¿Y por qué no deberías ser amigo y jefe?

El mayor problema es prejuzgar que por ser amigo y jefe se va a ser condescendiente, y poco directivo. Que se va a tomar “más a la ligera” las ordenes a cumplir. O, tal vez, pensamos en favoritismos hacia “el amigo”. Por ser jefe y amigo se cree que se va a invadir esa esfera privada que queremos tener claramente separada de la vida profesional.

Y yo me pregunto ¿hasta qué punto sabemos o podemos tener separadas las dos esferas, la privada y la profesional? ¿Cuántas veces nos llevamos las preocupaciones del trabajo a casa? Y las de casa al trabajo, ¿somos capaces de apartarlas durante la jornada laboral?

Y tú, Luis, ¿qué crees?

Personalmente creo que esa cercanía no solo no dificulta “dar órdenes”  sino que facilita la labor. Y quede claro que esta cercanía no es sinónimo de indulgencia o “favoritismo en el trato” Circunstancias de la vida me han llevado a despedir a personas con las que me unía (y une) trato de amistad (un abrazo desde aquí, Jesús, Nati, …). Pero “jefe” es primero.

Saber separar, o mejor aún conciliar las esferas profesionales y laborales, no es fácil. Si, como jefe o compañero o amigo, tienes conocimiento de ambas, quizás puedas facilitar “la salud mental” del colaborador.

Está claro que la amistad es algo que llega, que no se fuerza y, evidentemente, debe ser consentida por ambas partes.

Creo que no hay mejor resumen que la frase de Toni, mi jefe:

Luis, eres el jefe, no el amigo de tus delegados, no se te olvide nunca”

Pero ser jefe no es incompatible con ser amigo. Rotundamente no.

Para hablar de amigos y de jefes, nada mejor que recordar la canción de Amaral, “Son mis amigos”, donde hace un recuerdo muy especial “Al imbécil de tu jefe, a quien ya no tendrás que soportar

©Luis Juli Aydillo

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a ¿Jefe y amigo? ¡No!… ¿No?

  1. Carmen Prada dijo:

    Hola Luis,
    Si esta condición (primero jefe, después amigo) fuera entendida como tal por ambas partes, realmente sería algo que sí facilitaría las cosas, el problema surge cuando una de las partes lo confunde.
    Yo soy de las que piensa que conocer en profundidad o con cercanía a los colaboradores puede facilitar mucho la labor, incluso los resultados del trabajo… Pero la cuestión es: ¿Con quién si y con quién no? Al final es mejor “no confundirse…”
    Gran artículo, como siempre!!
    Un abrazo.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por tus comentarios, Carmen. Al final la amistad es algo que puede surgir (o no) entre dos personas sea cual sea la situación que ocupan cada una de ellas. Un placer leer tus comentarios, Carmen.

  2. Cuando dos personas trabajan juntas, poco a poco se va cimentando una relación que puede ser muy pero muy mala o estupenda. He sido amiga de la mayoría de mis jefes, aunque para evitar malos entendidos entre los otros miembros del equipo, jamás pregoné esa amistad… hasta que dejaron de ser mis jefes. En muchos casos, no es la amistad jefe-empleado lo que enturbia el ambiente sino el pensamiento (tienes toda la razón) de que por ser amigos, el jefe vaya a ser más condescendiente.

    • luisjuli2 dijo:

      Tienes razón, Claudia. Muchas veces es más el pensamiento del resto del equipo el que puede “suponer” favoritismos. No hay nada como las decisiones que se puedan tomar “con luz y taquígrafos”. Como siempre, muchas gracias por tus comentarios, Claudia.

  3. Amalia Couselo dijo:

    Luis para mi con que sea educado respetuoso y justo, me llena mis espectativas. Si además tiene un trató amigable y sociable sería como tocar el cielo con las manos .
    Saludos Amalia :))

    • luisjuli2 dijo:

      Que NORMALES expectativas y a la par que difíciles de conseguir, Amalia. Me considero afortunado pues entre mis jefes la gran mayoría entrarían en tu definición con gran holgura.
      Muchas gracias por tu comentario, Amalia

  4. María dijo:

    Fantastico Luís,
    Agradezco como siempre tus palabras que acabo haciendo mías.
    En mi caso he tenido mucha suerte, pertenecemos a una generación de buenos hombres, buenos jefes. Solo uno ha manchado mi historia laboral, psicópata, ladrón y maleducado. Al que le deseo una larguísima vida.Larga vida al Rey!!
    Un abrazo Luis.

  5. Dani dijo:

    Creo que ese binomio es totalmente factible, no es necesario, pero si muy enriquecedor. El único problema es que necesita un requisito imprescindible que no se suele dar en la inmensa mayoría de los casos… Que ambos tengan un nivel de inteligencia mínima para distinguir ambos roles…. Y de eso vamos escaso en muchos sectores.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias, Dani. Más que inteligencia considero que cierta dosis de “normalidad” sería necesaria por ambas partes, lo cual, afortunadamente, es bastante frecuente.

  6. Rocio Molina dijo:

    Creo que la palabra jefe, compañero, amigo…son palabras que dentro de una empresa son entendidas libremente por cada miembro. Bajo mi punto de vista y a lo largo de mi carrera profesional, he aprendido que jefe es un compañero con unas responsabilidades diferentes a las tuyas, una persona como tú con una experiencia profesional suficiente para hacer que tu trabajo sea cada día mejor. Para mí, ser jefe es un trabajo similar a ser padre, pero en la vida profesional, es la persona de la que aprender y que te ayude a mejorar siempre desde el respeto y la empatia, el que te enseña a que si caes levantarte y seguir caminando te hará mejor profesional. Por ello, a la pregunta ¿jefe o amigo? creo que un jefe puede que llegue o no a ser tu amigo, pero siempre ha de ser tu referente profesional, tener la empatia y confianza suficiente para ayudarte a mejorar en tu trabajo. Mientras el jefe sea ese ente superior, que con solo oir su nombre nos tiemblan las piernas….creo que algo estamos haciendo mal, muy mal!!!!

    • luisjuli2 dijo:

      Has hecho una gran definición de Jefe, Rocío. Un jefe debe ser tal y como lo defines. Y si al oír su nombre te pones a temblar… algo falla. Muchas gracias por tu comentario, Rocío

  7. amigo Luis, la diferencia entre una cosa y otra es que a los amigos los eliges o te eligen y normalmente al jefe te lo imponen, comentario al margen, y tu me conoces de tiempo, creo que es más fácil de lo que parece, se trata solo de honestidad y buena educación, primero te respetan y luego te van apreciando, aunque cuando más lo notan es cuando les cambian de jefe, que entonces casi siempre salen perdiendo, un abrazo a todos

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por el comentario, amigo Paco!!!! Es cierto el punto de vista, a los amigos los eliges y a los jefes te los imponen. Dices palabras fundamentales para ejercer el liderazgo: honestidad, educación, respeto… al final todo eso acaba acercando a las personas. Si no es con amistad por lo menos con afecto. Afortunadamente tu forma de ser ha hecho que la mayoría de tus delegados ye tuviesen un aprecio muy especial!!!! Un abrazo, Paco

  8. joseluis dijo:

    Me ha gustado mucho tu entrada como muchas de las que publicas. De este tema y sus variantes me gustaría poder dialogar contigo si es posible. Feliz fin de semana. Un abrazo #ElTejedorDePalabras. 🙂

  9. Marivi dijo:

    Hola😊 Interesante articulo. Yo en 27 años en la misma empresa los he tenido de todos los colores. Creo que el tiempo que pasamos trabajando y relacionándonos en el ámbito laboral forma parte de nuestra vida dentro del todo, se producen las mismas posibilidades de buenas, regulares o malas relaciones en función del azar, en función de nuestra actitud, de la del otro, o de las circunstancias, sin mas…

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias Mariví por tu comentario. Al final acaba sucediendo como en toda relación humana. Unas veces hay filias, otras fobias, y otras indiferencia. Pero si ponemos de nuestra parte las relaciones siempre serán más agradables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s