¿Elogio o crítica?

Si, lo reconozco, también leo la alienante prensa deportiva. Cuando uno tiene la mente abierta, incluso de las noticias deportivas podemos aprender, como de casi todas las fuentes de conocimiento. El pasado lunes, Luis Enrique, entrenador del Barça, intentando rebajar el optimismo de su equipo declaró:

¡El elogio debilita!

  • Luis, por favor, ¡no quiero hablar de fútbol!
  • No te agobies, ni lo mentaré.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, Elogio: “Alabanza de las cualidades y méritos de alguien o de algo

Luis Juli Aydillo

El elogio debilita

¿Y porqué Luis Enrique nos dice que debilita? Vayamos por partes:

  1. La alabanza tiene un componente positivo, pues reafirma el trabajo bien hecho, que se está en el camino correcto. Hay autores que nos dicen que vivimos para ser reconocidos. En ciertas personas es cierto.
  2. En algunos individuos el elogio puede ser la base del orgullo, que en exceso puede distorsionar la realidad del entorno.
  3. Nos puede llevar a la relajación. ¡Ya somos los mejores! O ¡qué bien lo hacemos!
  4. El elogio puede tapar o esconder las críticas, fundamentales para seguir creciendo.
  5. No todas las personas aceptan por igual el elogio. Hay quien prefiere los desafíos, o quien desconfía de las alabanzas.
  6. Siempre, siempre que hagas un elogio, este debe ser justificado, por hechos concretos. No sirven generalidades del tipo “lo haces muy bien” o “qué listo eres”. Mejor decir “me gustó como resolviste este problema concreto” o “qué ampliamente superaste el objetivo asignado
Luis Juli Aydillo

¿Elogio o crítica?

De la misma forma que resaltar únicamente los puntos negativos crea frustración, decir solo lo positivo genera acomodo. Una vez más traigo aquí a mi primer jefe y gran mentor Jesús Ángel Goikoetxea, Goiko,  cuando nos pedía analizar algo o a alguien “Dime siempre un punto positivo más que uno negativo, pero dilos y justifícalos” Y nos pedía siempre comenzar por el positivo. Así aprendíamos todos. “Nunca digas un área de mejora sin haber dicho (y justificado) un punto fuerte. Nunca digas los puntos fuertes si no ves ninguna área de mejora”

El problema con la mayoría de nosotros es que preferimos ser arruinados por los elogios que salvados por las críticas

Norman Vincent Peale

 

Hablando de éxitos, quien no ha oído a Freddie Mercury y We are the champions

©Luis Juli Aydillo

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

35 respuestas a ¿Elogio o crítica?

  1. amalia couselo dijo:

    Ni tanto ni tampoco, pero el elogio eleva nuestra vanidad y la VANIDAD es el único pecado capital que todo ser humano es subyugado. Elogia a alguien por una tarea y verás como su rostro cambia, pero si lo sigues elogiando, el se sentira por encima de los demás

  2. samuel teitelman dijo:

    El elogio incentiva,motiva.-

  3. samuel teitelman dijo:

    El elogio motiva,incentiva.-Pienso que es lo justo para una persona que se ha esmerado en accionar con criterio en una actividad determinada.-Muy interesante tu publicacion Luis.-Gracias.-

  4. Una buena crítica pareciera desagradable, pero a la larga construye.
    Un mal elogio suena bien a nuestros oídos, pero resulta muy poco beneficioso y a la larga destruye.
    Muy buena observación amigo Luis.
    Me ha encantado el artículo.
    Un abrazo grande y saludos

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por leer esta entrada, Esperanza. Así es, tendemos a preferir que nos “regalen los oídos” antes que oír críticas. Las primeras pueden hacer que nos conformemos, las segundas nos pueden hacer crecer.
      Es un placer que visites mi casa, Esperanza. Un abrazo enorme!!!

  5. Marivi dijo:

    Bon día!😊 A mí me gusta el equilibrio, lo necesito. Estoy de acuerdo contigo, si vas a elogiar que sea justificado puntualmente y si vas a hacer una crítica primero intenta encontrar algo por lo que elogiar a esa persona. Yo he tenido unos cuantos y variados jefes.
    Siempre me he sentido bien con el líder natural porque te hace sentir bien y cuando has de mejorar en algo lo intentas con ánimos y con la autoestima en la medida justa a la que él te ha ayudado a llegar.
    Como contrapartida, para mí es difícil lidiar no ya con el que solo crítica, sino con el que te elogia puntualmente de manera efusiva pero que al menor error que cometes muestra un cambio de humor muy brusco.
    En resumen, siempre equilibrio: ni subirte a la parra ni hundirte en la miseria.
    Feliz sabado🙃

    • luisjuli2 dijo:

      Así es, MariVi, tal y como concluyes!!! O como dice un amigo, ni calvo ni tres pelucas. Sea elogio o sea crítica siempre fundados, moderados, y con una sonrisa en los labios. Mejor comenzar con el elogio que con la crítica. Y nunca “hacer sangre” con la crítica ni ahogarse en merengue de reconocimiento.
      En el término medio está la virtud.
      Un abrazo enorme Mariví por leerme y comentar!!!!

  6. Carmen Sánchez dijo:

    Vaya reflexión a tener en cuenta.
    Siempre estoy en el límite de uno y de la otra.
    Dependiendo de cómo es uno buscamos el elogio o la crítica, pero muchas veces sin darnos cuenta caemos en error de enmascarar la realidad. Carmen

    • luisjuli2 dijo:

      La realidad está hecha de colores Carmen, unos son claros y positivos y otros más oscuros y negativos. Para ser fieles a la realidad necesitamos ambos. El elogio y la crítica se necesitan el uno del otro. Si solo empleamos unos es cuando la realidad se distorsiona. Soy de los que creo que vale la pena ser generosos con el elogio, pero teniendo en cuenta que la crítica bien hecha nos ayudará a crecer.
      Muchas gracias por tu comentario y por tu tiempo Carmen!!!

  7. Muy buena entrada Luis!! Creo que en el término medio esta la medida,tanto para el elogio como la crítica.Gracias por compartirlo,un abrazo

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias a ti, María, por tu comentario. Tendemos a preferir los elogios para recibirlos. Y tendemos a criticar lo que no nos gusta. Saber balancear lo uno y lo otro nos dará la medida y se podrá valorar nuestra opinión.
      Disfruta de un buen fin de semana María!!!

  8. Igualmente para ti Luis!!Un fuerte abrazo

  9. Cristina Meijome dijo:

    Ambos elogio y crítica -en su justa medida- dados o recibidos, son necesarios. El elogio estimula, es una caricia necesaria, mientras no sean excesivos y hagan que nos ‘durmamos en los laureles’, la crítica si es honesta, constructiva y es tomada como lo que es –la opinión de alguien sobre nosotros o nuestras actitudes- termina siendo un alerta de aquello que no percibimos permitiéndonos reaccionar, hacernos cargo y corregir. En cualquier caso siempre manteniéndonos en el justo medio para que ni lo uno ni lo otro sean perjudiciales.
    Un gran saludo.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias, Cristina, por tu comentario. Has sabido definir el justo equilibrio, entre crítica y elogio. Por tendencia natural soy más de elogiar, aunque se corre el riesgo de quitar valor al elogio. Por otra parte, para crecer, necesitamos el contrapunto de la crítica, siempre con educación, respeto y de forma constructiva.
      Un abrazo enorme, Cristina, y disfruta del fin de semana!!!

  10. Reblogueó esto en Investigación, relatos, arte y literatura latinoamericanay comentado:
    A propósito de elogios y criticas, un tema dificil de abordar, a veces los elogios pueden ser confundidos con la intención de adular y la critica la intención de destruir. Luis lo explica mejor, yo tengo problemas con el tema y aún sigo trabajando en intentar criticar sin herir a las personas.

    • luisjuli2 dijo:

      Muchas gracias por difundir este post. La verdad es que el sentido común nos pide equilibrio, pero no siempre lo conseguimos, bien en un sentido o en el otro. El elogio ponderado y generoso, unido a la crítica constructiva, ayudarán en el crecimiento personal de quienes nos rodean.

      Buen fin de semana!!!

  11. Gracias Luis por esa explicación, me das en el talon de Aquiles, no soy muy hábil en este asunto.

  12. rosamagarcia dijo:

    Cuando miramos a los demás con afecto, muchas veces advertiremos que podemos ayudarles con un consejo de amigo; les diremos con confianza lo que otros quizá también han visto pero no han tenido la lealtad de comentarles. Solo ese fundamento, la caridad, hace que la corrección o la crítica sea verdaderamente útil y constructiva: “cuando hayas de corregir, hazlo con caridad, en el momento oportuno, sin humillar…, y con ánimo de aprender y de mejorar tú mismo en lo que corrijas”.

    La clave de nuestra capacidad de hacer cambiar a los demás está en cierta manera ligada a nuestra capacidad de cambiarnos a nosotros mismos. Cuando se sabe lo que cuesta mejorar, lo difícil que resulta y, al tiempo, lo importante y liberador que es, entonces es más fácil observar a los demás con cierta objetividad y ayudarles realmente. El que sabe decirse las cosas claras a sí mismo, sabe cómo y cuándo decírselas a los demás, y es capaz también de escucharlas con buena disposición.

    Saber recibir y aceptar la crítica es prueba de grandeza espiritual y de profunda sabiduría: “Quien ama la instrucción, ama el saber, y quien odia la corrección es un estúpido”. Sin embargo, aceptar lo que nos dicen los demás no supone vivir siempre pendientes de la crítica en nuestra vida profesional o social, bailando al son de lo que se diga o se deje de decir sobre lo que hacemos o somos, porque esa preocupación acabaría siendo patológica. A veces, el que hace bien las cosas puede ser bastante criticado: lo censuran quizá los que no hacen nada, porque ven su vida y su trabajo como una acusación; o los que obran de modo contrario, porque lo consideran un enemigo; o a veces también los que hacen las mismas o parecidas cosas, porque se ponen celosos. No faltan casos así, en los que hay que hacerse “perdonar” por los que apenas hacen nada y por los que no conciben que se pueda hacer nada bueno sin contar con ellos. En esos casos, como aconsejaba san Josemaría, “hemos de saber callar, rezar, trabajar, sonreír… y esperar. No deis importancia a esas insensateces: quered de veras a todas esas almas. Caritas mea cum omnibus vobis in Christo Iesu!”

    • luisjuli2 dijo:

      Buenos días Rosa!!!! Como siempre, muchas gracias por tus cuidados y elaborados comentarios!!! Hay mucha enseñanza en ellos. En uno de los puntos que has tocado nos comentas “La clave de nuestra capacidad de hacer cambiar a los demás está en cierta manera ligada a nuestra capacidad de cambiarnos a nosotros mismos” Me parece fundamental, y es una manera de ver en nuestro interior.
      Por otra parte, sobre el cómo hacerlo nos das una lección “cuando hayas de corregir, hazlo con caridad, en el momento oportuno, sin humillar…, y con ánimo de aprender y de mejorar tú mismo en lo que corrijas” Saber hacerlo es clave para el que la recibe y para el que la hace, pues de ahí obtendremos el aprendizaje.
      Tener paciencia con los demás y saber aceptar las críticas nos enseñará también a no estar obsesionados también con las críticas o loas de los demás!!!
      Te deseo una maravillosa jornalera dominical Rosa!!!

  13. Como todo en esta vida el equilibrio es lo esencial, si nos pasamos en el elogio la persona tiene un subidón del ego, si nos pasamos en la crítica puede que la hundamos. El elogio es bueno porque vemos como se valora algo que se ha hecho. La crítica es pòsitiva cuando ayuda a crecer. Un cordial saludo

    • luisjuli2 dijo:

      Mariloli, lo has sabido definir a la perfección, en el equilibrio radica la virtud. Ser ponderado y justificar adecuadamente nuestros argumentos da valor a nuestro juicio.
      Buena semana, Mariloli!!!

  14. antoncaes dijo:

    Como decía aquel, ahí que dar siempre las tres “P” Pan, picha y palo (Aunque suene vulgar) Ahora explico por que. Pan para alimentar, picha para disfrutar, y palo para no acostumbrarse a las otras dos.
    Ahora dicho de forma coherente, Alabos y elogios sin críticas negativas nos lleva mayores de las estupideces, a los aires de superioridad y al abuso de nuestra posición elevada o sea a egocentrismo, la vanidad. Saludos y buen domingo amigo Luis. 🙂

    • luisjuli2 dijo:

      Buenas tardes Antonio. No conocía el dicho… y es muy “educativo”. El elogio es bueno, siempre que sea justificado, al igual que la critica es necesaria si es constructiva. Como siempre, en el término medio está la virtud.

      Muchas gracias por pasarte por esta antigua entrada. Un abrazo inmenso Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s