¡Vade retro, rémora!

En la Edad Media se empleaba la expresión “Vade retro Satana” a modo de exorcismo para apartar de nosotros al maligno. Hoy en día, independientemente de las creencias de cada uno, deberíamos emplear esta expresión para apartar de nosotros a las personas tóxicas que nos rodean.

¡Vade retro, rémora! Luis Juli Aydillo

Y, ¿qué entendemos por una persona tóxica? Habrá miles de definiciones, pero lo importante no es cómo se definen sino:

¿Cómo se identifican?:

  • Son personas que buscan el conflicto allí donde van
  • Se muestran insatisfechas con todo lo que les rodea, buscando pegas o puntos débiles en su entorno, llegando hasta la extenuación.
  • Dudan de toda medida que no esté absolutamente alineada con sus intereses.
  • Desconfían de personas, jefes, compañeros, amigos. Desconfían de todo y siempre.
  • Ponen en tela de juicio las capacidades, o las intenciones, de toda persona.
  • Dando por sentado que todo tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, destacan exclusivamente los puntos débiles y negativos de toda idea.
  • En general DESMOTIVAN a su entorno siempre y continuamente.
  • En definitiva, deforman la realidad.

Evidentemente nadie decide por propia voluntad tener a una persona tóxica en su entorno. Cuando esto sucede no nos queda más remedio que “lidiar” con ese toro.

¿Qué podemos hacer frente a una persona tóxica?:

1º.- Inmunicémonos frente al “tóxico”. No prestando atención a sus palabras, y menos dando pábulo a ellas.

2º.- Muéstrate amable, pero no le des opción a caer en sus diatribas. No caigas en su juego.

3º.- Sé asertivo en tus comunicaciones con él. Expón tu punto de vista con claridad y sin ambages.

4º.- Evita la implicación emocional, no pierdas tu sentido del humor.

5º.- Y si puedes, solo si puedes, evítalas.

Rémora

Rémora

Al comenzar la entrada, hablaba de rémoras.

¿Qué es una rémora? En zoología, una rémora (Remora remora, Rémora común o Rémora tiburonera) es un pez marino, cosmopolita, que se adhiere a los grandes peces, incluso a los barcos, con objeto de alimentarse y ser transportados gracias a ellos. Aunque no lesionan directamente al animal del que se aprovechan (o al barco al que se unen), si suponen un freno o una dificultad añadida al discurrir de estos grandes peces. Son animales “tóxicos”, no por su veneno, que no tienen, sino por la dificultad que imponen al ser al que se unen, como las personas tóxicas. De ahí que comenzase diciendo ¡Vade retro, rémora! parafraseando el exorcismo del medievo, pero en esta ocasión referida a las personas tóxicas.

Hoy el final se lo dedico a tráiler de la película Tiburón, de Steven Spielberg

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Acerca de luisjuli2

Coach, inquieto y muy curioso. 28 años en la industria farmacéutica.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Vade retro, rémora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s